No aflojar el paso

Escrito por  Ago 20, 2020

Desde varios frentes generadores de información en el estado continúan llegando noticias que podrían considerarse alentadoras –a menos que un análisis ulterior demostrara otra circunstancia, referidas a la evolución de la pandemia de Covid-19.

Ayer, en su reporte diario sobre el fenómeno, el secretario de Salud del estado, Carlos de la Peña Pintos, se refirió a la situación en Zihuatanejo. Dijo que el contagio, que en ese municipio tenía un “comportamiento vertical” –se entiende que ascendente–, “ya se está estabilizando”, y que desde hace cuatro días el número de casos activos ha estado disminuyendo.

Por separado, el director del hospital militar de Acapulco, José Ariel Camacho Ibarra, reveló que la ocupación de camas destinadas a esa enfermedad es menor a 50 por ciento y que “empezamos a ver un descenso de pacientes con Covid a partir del pasado martes”.  Agregó que “desde que nos reconvertimos a hospital Covid, el 27 de mayo de 2020, hemos tenido una ocupación permanente mayor del 60 por ciento, y hemos llegado al 100 por ciento de ocupación”.

Y, por su parte, el director de Turismo de Acapulco, José Luis Basilio Talavera, informó que en hoteles y restaurantes del puerto ya se amplió la capacidad de personas de 30 a 40 por ciento, gracias a que el destino “le está ganando” a la pandemia, si bien eso no significa que ya pueden abrir sus puertas los bares y las discotecas. Es notable la coincidencia –y es deseable que sea sólo eso: coincidencia– con la declaración que hizo un día antes el funcionario federal a cargo del problema, Hugo López-Gatell, quien dijo que la epidemia en México ha entrado “en fase clara de descenso”.

Ya hace una semana que este espacio se había dedicado a un análisis en sentido similar a éste, basado en los datos que hace ocho días estaban disponibles. Y como hace una semana, la preocupación que surge asociada a esta información se refiere al sentido, al énfasis que le den las autoridades en Guerrero, pues se necesitará un manejo muy fino de los hechos para que tanto ellas como la población no se sientan tentadas a aflojar el paso en la aplicación de los protocolos sanitarios. n