Promoción sin mejoras

Escrito por  Ago 21, 2020

Insistente ha sido el senador Manuel Añorve Baños en defender la actividad turística, consciente de que constituye el motor que mueve a la economía en Guerrero.

Esta vez, propuso una iniciativa de ley para la creación de la Agencia Mexicana de Promoción Turística ante la desaparición del Consejo de Promoción Turística de México  (CPTM).

Bien hecho.

El legislador cumple su función de llevar al Senado iniciativas que luego se conviertan en leyes para bienestar de los mexicanos.

Es ese su papel: legislar.

Pero no todos hacen su chamba.

Dice que Guerrero necesita hoy más que nunca de acciones eficientes por parte del gobierno federal  y que es imperante que se deje ver la promoción turística como un gasto y se regrese a verla como una inversión.

Es cierto.

Pero no menos cierto es que no sólo el gobierno federal tiene que impulsar la industria, sino que el gobierno estatal y los municipios donde hay destinos turísticos, deben sumar esfuerzos con la Federación para sacar adelante al sector.

Se trata, pues, de una labor conjunta en la que todos deben jalar, si no parejos, sí de acuerdo con la importancia de cada destino.

Y es aquí donde el impulso cojea.

En el ámbito estatal, sigue sin verse el trabajo de la Secretaría de Turismo del estado, cuya actividad promocional está ausente de sus actividades o si hay presencia, buen cuidado ha tenido de mantenerla en secreto.

El senador Añorve Baños habla evidentemente de promoción turística, pero no sirve mucho la promoción si no hay producto y servicios que la respalden.

En el caso específico de Acapulco, el centro turístico más importante de la entidad, no se ha entendido que si no se mejoran los actuales atractivos turísticos y se crean nuevos, no habrá despegue.

Ha habido condescendencia con los responsables de la promoción y permanece muerto el interés por diversificar atractivos como el cultural y el ecológico, que en algún momento se proyectó explotar sin concretar nunca la idea.

¿Ofrece algún extra Acapulco a lo que ofrecía hace 10 ó 15 años?

Seguimos ofertando sol, mar y discotecas.

Que no quieran engañar con que, al estar descendiendo la inseguridad habrá mayor afluencia de paseantes, porque cuando surgió la violencia Acapulco ya estaba en picada.

Alguien no está haciendo su parte. n