Imprimir esta página

23 de septiembre

Escrito por  Sep 24, 2020

Ex combatientes y supervivientes de la guerra sucia emprendida por el gobierno contra la guerrilla y los luchadores sociales en los años 70 del siglo pasado conmemoraron ayer los 55 años del asalto al cuartel de Madera, Chihuahua –llevado a cabo por un puñado de jóvenes mexicanos que soñaban con un futuro de equidad social y justicia en todos los órdenes–, que acabó en la muerte trágica de sus protagonistas, muchachos cuya preparación en las artes militares distaba mucho de la que habrían necesitado para levantarse victoriosos ante un batallón del Ejército.

La fecha, 23 de septiembre, fue después retomada por una coalición de organizaciones de izquierda radicalizadas a causa de la cerrazón autoritaria del régimen que terminó en el año 2000, conocido como PRI-gobierno, que decidieron denominarse Liga Comunista 23 de Septiembre y que eligieron el camino de las armas para enfrentar al Estado en aquel entonces.

El memorial llevado a cabo ayer en Acapulco, en un restaurante de los pocos que están abiertos a pesar de la pandemia, recordó a sus participantes y a muchos observadores que el gobierno de la 4T tiene una asignatura que anteriores dejaron pendientes, sobre todo los dos que encabezó el Partido Acción Nacional –porque el PRI era gobierno cuando fueron cometidos aquellos crímenes–: aclarar qué fue de los casi 500 desaparecidos de Guerrero en esos años aciagos.

Como ha sido documentado hasta la saciedad, muchos ciudadanos desaparecieron entonces tras ser detenidos por el Ejército o secuestrados por cuerpos policiacos, parapoliciacos o paramilitares que operaban con la complacencia del gobierno, y nunca más se volvió a saber de ellos.

Muchos de los ciudadanos afectados por la desaparición de sus familiares esperan que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador logre lo que otros no quisieron o no pudieron.

Hay que reconocer, sin embargo, que también el gobierno de la 4T la tiene difícil, pues ha depositado mucha de su confianza en las fuerzas armadas hasta el extremo de depender de ellas en aspectos vitales para el país. Tal vez no se atreva a pedirles cuentas al respecto. n