Verdad histórica

Escrito por  Oct 01, 2020

Alejado de la diatriba y de la espectacularidad, el ex procurador de justicia del estado Iñaki Blanco Cabrera explicó la noche del martes su postura en torno a la desaparición de los 43 alumnos de la normal de Ayotzinapa, ocurrida en Iguala la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014.

No es la primera vez que Blanco Cabrera externa sus opiniones en torno a ese lamentable suceso, y en todas las ocasiones en que lo ha hecho ha sostenido su posición, como cabría esperar de un servidor público que defiende las razones de sus decisiones, pues él estaba a cargo de la procuración de justicia en la entidad la noche en que desaparecieron los 43 alumnos y otros tres fueron asesinados, así como tres ciudadanos más que no tenían nada que ver con los estudiantes y su movimiento.

Sin embargo, en este momento en que acaban de cumplirse seis años de ese suceso que conmocionó al país y que trascendió sus fronteras, su testimonio cobra nueva relevancia, sobre todo después del giro que han dado los acontecimientos, giro empujado por el cambio de estrategia federal al respecto.

En esencia, el ex procurador asegura que los nuevos descubrimientos y revelaciones no desvirtúan en esencia la versión que hoy se conoce de manera peyorativa como “la verdad histórica”, pues los nuevos sitios donde versiones diversas indican que fueron llevados los alumnos esa noche –lejos del basurero de Cocula– siguen estando en el área de influencia del grupo criminal señalado de haberlos tomado a su cargo, tras ser privados de su libertad; que hay evidencias claras de que fue esta banda la ejecutora del crimen, pues las autoridades tienen en su poder escuchas de conversaciones telefónicas entre sus líderes –grabadas por el gobierno de Estados Unidos, que ya les seguía los pasos por introducir drogas en su territorio– en las que es claro que dan instrucciones al respecto.

Así, resume, la hipótesis del asesinato de los 43 muchachos, la incineración de sus cuerpos, su trituración y el esparcimiento de los fragmentos resultantes se mantiene en 80 por ciento. n