Imprimir esta página

Muchas palabras, cero resultados

Escrito por  Oct 12, 2020

El 18 de febrero pasado, la alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, denunció la operación de mafias al interior de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama); advirtió que “la propia clase trabajadora trabaja en contra de Capama, en contra de los intereses de la sociedad acapulqueña, porque estamos ante verdaderas mafias... antes hacían tontería y media para que la mitad del dinero quedara en unos cuantos bolsillos”.

Reforzó: “Esta es una de nuestras debilidades en donde ya tenemos una estrategia; ya sabemos lo que tenemos qué hacer”.

Fue entonces que aseguró por primera vez que la delincuencia impedía que se abrieran las válvulas en las colonias y afirmó haber ordenado rescindir sus contratos laborales a los trabajadores de la paramunicipal que incurrieran en irregularidades; comentó que uno de los empleados ya fue dado de baja; fue el responsable de cerrar la válvula a un hotel de la zona turística en las vacaciones de fin de año.

Este 8 de octubre, la primera autoridad del puerto declaró: “Estoy totalmente consciente de la falta de servicio de agua potable aún en varias colonias de nuestro municipio; hemos detectado que un gran porcentaje de esta carencia de servicio se debe al cierre ilegal criminal e irresponsable de las válvulas que suministran agua por parte de grupos que lucran con la necesidad ciudadana”.

Es decir el mismo problema de hace ocho meses.

Hizo un llamado a los ciudadanos a denunciar estos actos para combatir la corrupción en el organismo.

¿Qué no sabían ya lo que tenían que hacer?

Pidió la colaboración “de todos ustedes, a fin de denunciar estos hechos e impedir que sigan sucediendo”.

¿No tenían ya una estrategia?

“Durante décadas han ocurrido estos delitos con la complicidad silenciosa tanto de ciudadanos como de trabajadores de Capama”.

¿Sí? Tal vez, pero la escasez no había sido tan cruda como actualmente.

¿Ya no son las mafias las culpables? ¿Ahora son los ciudadanos?

Comentó que en diciembre del año pasado fue dado de baja un operador de válvulas y puesto a disposición del Ministerio Público por dejar sin agua a un hotel de la Costera.

¿No fue el mismo del que habló el 18 de febrero?

¿No están exactamente donde empezaron?

¿Siguen haciendo “tontería y media” en la paramunicipal?

¿Siguen la criminalidad y la irresponsabilidad?

¿Sigue quedando el dinero en unos cuantos bolsillos? n