Viene lo complicado

Escrito por  Oct 19, 2020

Ya lo advirtió el gobernador Héctor Astudillo Flores: 2021 será un año históricamente complicado a consecuencia del coronavirus.

Adelantó que los ingresos estimados para el ejercicio fiscal próximo son menores a los aprobados este año.

En 2021 comenzaremos a sufrir las consecuencias económicas de que se hayan cerrado, en el periodo marzo-junio, más de 375 hoteles, 587 restaurantes y 669 establecimientos turísticos, como discotecas, bares, agencias de viajes, artesanías, joyerías y centros recreativos; de que se hayan suspendido 66 congresos y convenciones, 17 vuelos nacionales, 19 vuelos internacionales y ocho cruceros al puerto de Acapulco; de que se haya dejado de recibir 2.6 millones de turistas, y de que se hayan perdido 15 mil empleos formales y cerca de 40 mil empleos informales.

Un escenario desolador que si bien comenzó a flagelar este año, recrudecerá sus efectos en el siguiente y quién sabe durante cuántos más.

Al rendir el mandatario su V Informe de Gobierno, diputados locales fueron insistentes en recomendarle impulsar estrategias y acciones para recuperar la economía del estado y mitigar con ello la crisis económica.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, Alfredo Sánchez Esquivel, hizo ver, de manera independiente, que la reducción de 694 millones de pesos al presupuesto de Guerrero es un llamado de alerta para que municipios y poderes del estado planeen un gasto responsable y equilibrado.

Por otro lado, el mismo Congreso ha llamado a los ayuntamientos a no elevar las tasas impositivas, con lo que se refiere a no subir los actuales impuestos, ni crear nuevos, como recurso para aumentar sus ingresos.

Estado y municipios están ahorcados; por tanto, tendrán que ser cuidadosos en el gasto de su presupuesto y tomar en cuenta que es en el momento de crisis cuando los gobernantes demuestran que saben administrar.

Pero, alerta, la complicación histórica no sólo se circunscribirá a los gobiernos, sino será extensiva a la economía familiar, en la que de igual modo habrá la necesidad de hacer ajustes en los gastos.

Menos mal les irá, desde luego, a los jefes de familia que tengan nociones de educación financiera, misma que, debiendo ser prioritaria en los programas educativos escolares, no figuran ni de broma.

2021 será un desafío, sobre todo para los que se quedaron sin empleo, pues tendrán que activar su creatividad para generar ideas que les permitan obtener dinero para sobrevivir. n