Las probaditas de Trump y el Washington Post

Escrito por  Ago 29, 2017

Resulta por demás irrebatible que el presidente de Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, se asemeja a un rottweiler que se le ha lanzado a la yugular de México y se niega a soltarlo sin antes doblegarlo o hacerlo trizas.

Desde su campaña, el magnate ha soltado golpe tras golpe al país y en los últimos días ha intensificado los ataques, coincidiendo con la revisión del Tratado de Libre Comercio (TLC).

Funcionarios mexicanos, al igual que analistas, atribuyen las embestidas a que el presidente estadunidense pretende obtener la mejor partida en la revisión del TLC, para lo que incluso asume una especie de chantaje en el sentido de que quiere sacar a Estados Unidos del Tratado.

La más reciente tarascada del presidente gringo consistió en calificar a México como el país más inseguro del mundo, aunado a ello, lo secunda el diario The Washington Post, motejando a Acapulco como la capital del crimen y como una ciudad decadente, saturada de violencia y bajo una casi total anarquía.

Así, a simple vista parece ser un arrebato emocional de ambos emisores. Arremeten de manera frontal, sin concesiones, con objetivos a ciencia cierta desconocidos, pero eso sí, habrá que reconocerlo aunque resulte doloroso, tienen mucha de razón.

Años más años han resultado insuficientes para que los gobiernos federal, estatales y municipales, sometan a la delincuencia organizada, transformando al país y con ello a Guerrero y Acapulco, en un escenario sangriento.

Ante la incapacidad gubernamental para corregir tales fallas, las autoridades carecen de elementos de peso para contestar la metralla, recurriendo solamente a un palabrerío insustancial, que resulta una defensa estéril.

Por otro lado, será la calidad de los servicios públicos, la infraestructura de la ciudad, la que defina si es o no cierto que el puerto pervive bajo una casi total energía: calles en mal estado, la mayoría de la población sin agua corriente, las colonias sin alumbrado público, ausencia de seguridad pública, drenaje colapsado, vertiendo aguas negras a la bahía.

Demos gracias a Trump y al Washington Post de que sólo se han fijado en la anarquía y la violencia; Dios no encuentre confesados si se les ocurre echar un vistazo a la corrupción, impunidad y la injusticia.

Habría que imaginar los tuits de Trump y los titulares del Post mencionando que no se ha esclarecido el caso de los 43 normalistas; que cientos de personas deambulan por calles y tribunales en busca de sus familiares desaparecidos; las decenas de desplazados de sus lugares de origen por la violencia y la falta de apoyo gubernamental.

Parece que quieren que les demos las gracias por no desarroparnos. n

Artículos relacionados (por etiqueta)