Imprimir esta página

Acabús

Escrito por  Ene 05, 2021

Casi desde que fue inaugurado, el 25 de junio de 2016, el sistema de transporte Acabús empezó a mostrar deficiencias, que en esos momentos parecían superables si se les abordaba con inteligencia y visión constructiva. De hecho, esa era la esperanza de los usuarios y de los accionistas de la empresa, que eran los antiguos permisionarios de las rutas que ahora cubre el nuevo servicio y que, a instancias del gobierno estatal, aceptaron asociarse bajo un mismo techo.

Pronto se alzaron voces entre los accionistas, que cuestionaban la administración del organismo público descentralizado que opera el sistema, sea porque estuvieran fuera de circulación demasiadas unidades motrices debido a averías injustificadas, sea porque la empresa no generaba ingresos como para repartir utilidades entre los socios, lo cual era inexplicable y no ocurría cuando cada uno de ellos administraba su propia línea.

Con el paso del tiempo, las temidas previsiones de problemas se hicieron realidad: a primera vista parece que el sistema ha perdido tantos camiones que no puede dar un servicio fluido a sus usuarios, quienes tienen que esperar demasiado tiempo –calcular media hora entre vehículos no sería una estimación muy arriesgada– para abordarlos; a consecuencia de ello, se ven obligados a compartir el viaje con muchos otros, que sobrepasan la capacidad de los camiones, de modo que estos transitan atiborrados; también parece que es verdad que no tiene ingresos suficientes, pues muchos ya no cuentan con aire acondicionado, y para refrescar a los pasajeros deben operar con las ventanillas abiertas, a pesar de los cuales los usuarios sufren los agobiantes calores de Acapulco.

Como es fácil comprender, los camiones del Acabús son una potencial fuente de contagio del nuevo coronavirus, dado que no cumplen con los aforos autorizados por el propio gobierno del estado.

Y a todo lo anterior habrá que agregar el hecho de que la empresa, gracias a su sistema de prepago en una tarjeta magnética, hace acopio del dinero de sus usuarios antes de proporcionarles el servicio. Sería interesante saber qué hace con ese dinero mientras el pasajero no utiliza el servicio. Esta y varias dudas más deben ser aclaradas. n