Imprimir esta página

Actos de autoridad

Escrito por  Ene 07, 2021

hasta donde se sabe, las tiendas Woolworth y Coppel, que ayer clausuró el ayuntamiento de Acapulco por violar los protocolos sanitarios que corresponden al semáforo epidemiológico naranja, son las primeras integrantes de grandes cadenas comerciales en ser tocadas por el gobierno municipal por ese motivo.

Quizá haya un motivo adicional de preocupación de las autoridades municipales si se considera que el gobierno de Chihuahua –y en particular su titular, Javier Corral– fue blanco de una andanada de ataques de la empresa televisiva Tv Azteca por un incidente parecido, pues inspectores del gobierno de esa entidad cometieron el pecado de desalojar y clausurar una sucursal de Banco Azteca, integrante del conjunto de empresas del Grupo Salinas, porque había en su interior más personas que las autorizadas por los protocolos sanitarios, sin guardar la distancia mínima de seguridad entre ellas y en algunos casos sin mascarilla protectora.

Como el jefe del Grupo Salinas es ferviente partidario de no parar las actividades económicas, y como tiene poder fáctico, que en apariencia él supone suficiente para imponer su criterio en sus unidades comerciales, la televisora emprendió una campaña contra el gobierno de Chihuahua.

Es loable y hasta meritorio tener y sostener una postura, personal o de grupo, ante el mundo y cada uno de sus sucesos, pero no es admisible pretender que, por suponer que se tiene la razón y la verdad, ello da derecho a imponerse por la fuerza sobre los demás, o de violar las leyes y las normas de convivencia.

En el caso de las clausuras llevadas a cabo ayer por el ayuntamiento de Acapulco, aunque es de esperar que los responsables de esas unidades comerciales y sus propietarios hagan manifestación de desacuerdo, de inconformidad y hasta de molestia, pero también es deseable que acaten la decisión si esta fue tomada en atención al interés general.

También, por otro lado, sería deseable que las estrategias de las autoridades para enfrentar la pandemia fueran consensuadas con la sociedad. Pero dado que estamos ante una emergencia que ya costó la vida a 130 mil mexicanos, esperar eso tal vez sea esperar demasiado. n