Imprimir esta página

Batallas perdidas

Escrito por  Mar 10, 2021

No hay fracasos, si de los fracasos se aprende y se aprovecha la lección, dicen los especialistas motivacionales.

Los grandes estrategas, por su parte, cada derrota que sufren sus ejércitos, la analizan cuidadosamente y corrigen las fallas para que las siguientes batallas sean exitosas.

Si los maestros afiliados a la sección 14 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Suspeg) fueran un ejército que sale a las calles de Acapulco a defender la plaza, sufrirían en cada batalla estrepitosas derrotas.

Lo peor del caso es que al día o a la semana o al mes siguiente vuelven a la carga aplicando exactamente las mismas estrategias y obteniendo exactamente los mismos resultados.

No hay batalla.

No hay guerra.

No hay enemigo a la vista.

Ellos pelean solos contra el sol o el viento porque nadie les hace caso, y terminan derrotándose solos.

Algo les está fallando en sus reclamos laborales.

¿Cuál es su propósito?

¿Presionar mediante bloqueos para que el gobierno los atienda y resuelva sus legítimas demandas?

Si es así, el objetivo no se cumple.

Y si no se cumple, si no funciona, si carece de efectividad el recurso, ¿cómo es que siguen una y otra y otra vez aplicando el mismo método?

¿Qué necedad es esa de hacer lo mismo buscando resultados diferentes?

Logran, eso sí, alterar las actividades diarias de gente que, como ellos, trabaja duro todos los días para llevar el pan a sus familias y que, si se encuentra un bloqueo, es probable que llegue tarde al trabajo y la regresen, y pierda el día con su correspondiente ingreso económico.

¿Qué culpa tiene la población de que el gobierno no les cumpla?

Es obvio que los funcionarios les han perdido el respeto.

No les dan la cara.

Y cuando se dignan a atenderlos y firman compromisos, no los cumplen.

¿No deberían los respetables docentes analizar las formas de protesta y crear otras que obliguen a la administración a tomarlos en cuenta, respetar su dignidad y entregarles lo que les corresponde?

¿Ya agotaron los medios legales?

Algo debieron haber aprendido ya: cuando lo que se hace una o dos veces no causa un efecto inmediato, el round está perdido.

Y los docentes llevan tantos rounds perdidos que el cuadrilátero parece estar teñido ya de knockout.

Algo les falta. n