Alerta con las ofertas políticas

Escrito por  Mar 17, 2021

Cuando un candidato a presidente de la República, gobernador o presidente municipal, promete obras, podría estar en condiciones de realizarlas porque manejará presupuesto; tendrá a su disposición recursos técnicos, económicos, humanos y materiales para este efecto.

Ya en el cargo, será ejecutor.

Tendrá poder de decisión.

Pero cuidado con un candidato a diputado que se compromete ante sus probables electores a construir obras, sobre todo de gran envergadura, porque no manejará dinero, pues no es ese su papel, sino servir de gestor de la sociedad ante los diferentes poderes públicos; su labor será además de legislar, fiscalizar los recursos públicos de ayuntamientos, entre otras tareas, pero no hacer obra pública.

Bien actúa aquella aspirante a legisladora que promete ya por ahí llevar al Congreso la voz de las mujeres, porque eso sí podrá hacerlo.

Podrá presentar iniciativas de ley para impulsar, proteger y cuidar al sector femenil; pero, alerta, no dependerá de ella que sus proyectos se conviertan en leyes, sino de la labor de los demás diputados.

Si la mayoría está de acuerdo, pasan; si no, se van a la congeladora o se rechazan de plano.

Por eso, incluso en ese aspecto, los aspiantes deberán ser lo suficientemente honestos y serios, y explicar a los electores en qué consistirá su tarea.

Fuera de lugar estarán si se dan como un hecho sus ideas, así sean muy buenas.

Tiempos son estos en los que los candidatos ofrecen obras e incluso introducen ríos, pero el electorado deberá estar muy atento particularmente respecto a los trabajos que prometen para su zona habitacional.

Los políticos se encontrarán con ciudadanos escépticos, frustrados por las experiencia ya vividas en elecciones pasadas en las que les hicieron todo tipo de ofrecimientos y no sólo no les cumplieron cuando asumieron el cargo, sino que ya no regresaron.

Conocedores de esta situación, los aspirantes echarán mano de todo tipo de recursos para convencer a la población a efecto de que el 6 de junio voten por ellos.

Por eso mismo, más vale estar muy atentos e informarse debidamente sobre las funciones de estos buscadores de votos, pues de desconocerlas el ciudadano será fácilmente engañado. n