Punto de equilibrio

Escrito por  Mar 25, 2021

Casi sin asomo de duda puede anticiparse que después de la temporada vacacional de Semana Santa habrá un repunte en los contagios del Covid-19 en el estado, pues para que no los hubiera, los habitantes de los destinos turísticos deberían hacer su vida en condiciones parecidas a las de un laboratorio.

Eso, obvio, es imposible, pues quienes trabajan en el sector turístico deben convivir –de seguro muy a su pesar– con visitantes llegados de otras ciudades del país, donde las circunstancias de la pandemia son peores que en Guerrero. Y esos trabajadores, después de la jornada laboral, conviven con sus familiares y sus vecinos. Es punto menos que imposible que un virus tan contagioso como el SARS-CoV-2 no halle una vía para pasar de una persona a otra en esas condiciones, aunque se extremen todas las precauciones habidas y se inventen otras.

Eso, sin contar con las nuevas variantes del microorganismo, que son aun más contagiosas. Pero las autoridades están conscientes de eso. Sin embargo, saben bien que si no hay reactivación económica, los resultados en vidas y en costos sociales pueden ser similares. La cuestión es hallar el punto de equilibrio entre economía y enfermedad.

Hoteleros de Zihuatanejo reportan que tienen reservaciones de 30 por ciento para la Semana Santa y de 15 por ciento para la Semana de Pascua, pero esperan más turistas, pues muchos –como siempre ha sido– llegan sin avisar. Los de Acapulco prevén una ocupación de 40 por ciento. Los visitantes son un riesgo de contagio, sí, pero también representan el ingreso económico de muchas familias y, por tanto, su alimentación y hasta su sobrevivencia.

Así seguirá siendo hasta que, merced a la vacunación, la velocidad de expansión del virus y sus cepas entren en una dinámica de disminución sostenida, y luego remita de plano, lo cual no significa que desaparecerá de la faz de la Tierra, sino que quedará bajo control de los sistemas de salud del mundo.

La vacunación se acelerará conforme los países productores de vacunas terminen de inocular a sus habitantes y dispongan del medicamento suficiente para entregarlo a las naciones que no las producen.

Eso ocurrirá dentro de unos meses, este mismo año. n