Salud, física y financiera

Escrito por  Abr 01, 2021

A pesar de las restricciones a la actividad turística de Acapulco, obligadas por la pandemia y dictadas por las autoridades, la banca de los sindicatos cetemistas que agrupan a los trabajadores del sector hotelero del puerto se vació apenas comenzó la temporada vacacional de Semana Santa, según el dirigente estatal de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Rodolfo Escobar Ávila.

La figura de la banca en los sindicatos es literal: se trata de una banca en la que permanecen sentados los trabajadores desempleados que esperan ser llamados en cualquier momento para prestar sus servicios en cualquier establecimiento de la especialidad que ellos dominan, relacionada con la recepción y la atención a los turistas.

En el sector turístico de Acapulco todo mundo sabe que cuando hay muchos turistas la banca de desempleados se vacía, pues son requeridos los servicios de todos ellos, al menos durante la temporada.

Entre paréntesis, lo deseable es que tuvieran trabajo, e ingresos, todo el año. Pero así funciona este recoveco del sistema capitalista: por temporadas.

Llama la atención que la contratación de estos trabajadores eventuales tiene lugar con una ocupación hotelera y restaurantera de menos de 50 por ciento, menor a la autorizada como límite por razones sanitarias, que es de 60 por ciento. En otros momentos, la banca no se desocuparía a causa de índices de esa magnitud.

Precisó el dirigente que son 16 mil los trabajadores contratados en hoteles, de los cuales 3 mil son eventuales.

A reserva de hacer un análisis acerca de los cambios que ha experimentado la fuerza laboral requerida por el sector turístico de Acapulco, lo sucedido esta temporada es buen pretexto para resaltar la importancia de la economía, importancia que bien puede equipararse a la salud pública. Resultaba hasta cierto punto innecesario que la contingencia sanitaria viniera a mostrar y demostrar que la solución a la pandemia no podía constreñirse a encerrar en su casa a la población, pero por lo visto las más altas autoridades sanitarias del país sí necesitaban la lección.

De hecho, la correlación entre salud física y salud financiera es indisoluble. n