Voz digna de ser escuchada

Escrito por  Abr 05, 2021

El arranque de campañas de candidatos a diputados resaltó un detalle muy llamativo: aspirantes carecen de la menor idea de la función de los legisladores o mienten con toda la intención de engañar a los electores con tal de allegarse votos.

Así, los más, comenzaron a ofrecer obras que más bien corresponde ejecutar a alcaldes o al gobernador, porque son ellos los que manejan recursos.

Sucede que los candidatos están conscientes de que si se concretan a prometer elaboración de leyes, a fiscalizar recursos públicos y a llevar a cabo labor de gestoría, que es lo que básicamente les compete, no van a llamar la atención de los ciudadanos, por lo que optan por comprometerse a conceder beneficios que están fuera de su alcance.

Habrá que reconocer que entre los candidatos no falta alguno que centra su ofrecimiento en mejorías de fondo y con viabilidad, que permitirían salir a flote no a un distrito, no a un sector, sino al estado completo.

Es el caso de Ramiro Jaimes Gómez que, postulado por el PAN, busca representar al distrito 21, ubicado en la zona Norte.

Se pronuncia Jaimes Gómez por la creación desde el Congreso estatal de un fondo de ayuda emergente para el rescate de la economía de los guerrerenses.

Ni siquiera uno de los candidatos a gobernador ha planteado algo así.

En las palabras de Jaimes Gómez está la respuesta al clamor empresarial de crear mecanismos que los ayude a superar la actual crisis generada por el coronavirus.

Una medida, claro está, que si beneficia a los empresarios, también ayuda a los guerrerenses con empleos y al gobierno con el pago de impuestos y derechos.

El candidato no se queda ahí: pugna, asimismo, por una “profunda legislación en materia de inversión pública y privada. Necesitamos ampliar las capacidades del poder público y de la iniciativa privada para que, ante esta situación económica tan difícil, se instrumente estrategias de coordinación que impulsen de manera más eficaz el desarrollo económico del estado de Guerrero”.

Va, pues, más allá del regalo de láminas, depósitos de agua o despensas para obtener votos.

Sus propuestas merecen ser tomadas en cuenta. n