Gatos en el tejado

Escrito por  Abr 08, 2021

Es lugar común decir que del trato que da una sociedad a ciertos sectores de sus integrantes puede inferirse con relativa exactitud su nivel de civilización. Así, se hace referencia a las personas privadas de su libertad y recluidas en un centro penitenciario por haber cometido algún delito; de los niños (los que están en situación de calle y los que viven en familia); de los animales (esos sí, en situación de calle), y una lista más o menos larga de conjuntos de seres vivos y hasta de objetos inanimados.

Del trato que la sociedad da a cada sector se deduce cuán civilizada está.

A riesgo de abusar de ese lugar común, es pertinente esta vez hacer referencia a los gatos que sobreviven en Acapulco, a propósito de una información difundida ayer por la asociación Patitas Felices, según la cual este año ha esterilizado a 36 ejemplares, apoyada en donaciones, acción que constituye su contribución al objetivo de impedir que los felinos proliferen en la ciudad, con toda la carga que ello podría implicar para el sistema sanitario que atiende a los ciudadanos.

Es pertinente recordar que en enero de 2018, hace poco más de tres años, la Dirección de Salud del ayuntamiento calculó en 93 mi 700 el número de estos animales en estado semisalvaje en las calles de la ciudad.

Comparadas así las cifras, los 36 ejemplares esterilizados en tres meses por la mencionada asociación constituirían una cantidad ínfima, que en casi nada alivia el problema de la proliferación de felinos. Por supuesto, la labor de esa y otras asociaciones de ciudadanos preocupados por el bienestar de los animales es digna de todo reconocimiento y debería ser motivo de todo tipo de apoyo oficial.

De hecho, debería ser el gobierno el que tuviera a su cargo esta tarea, y debería emprenderla a gran escala, como la situación lo amerita. Pero esto se avizora imposible mientras las autoridades mantengan sus objetivos presupuestales en metas que no se ajustan a las necesidades de todos los integrantes de la nación, entre los cuales los animales deberían contar, y mucho. n