Imprimir esta página

Entre el abismo y el resurgimiento

Escrito por  May 07, 2021

El terreno de las campañas políticas no resulta tan árido como para que no florezca algún planteamiento acorde con el actual estado turístico de Acapulco.

Luisa Fernanda Fontova Torreblanca, candidata a presidenta municipal de Acapulco por el Partido Acción Nacional (PAN), al reunirse ayer con integrantes del Colectivo Estatal de Turismo, llevó a la mesa al menos dos de ellos, que no deberían pasarse por alto porque está de por medio el resurgimiento o el hundimiento total del puerto.

Habló la candidata de que el puerto tiene una infraestructura de alojamiento caduca e hizo hincapié en la necesidad de “echarle la mano a los hoteleros”.

El punto nada tiene de novedoso.

Lo hizo ya Rodolfo Elizondo Torres, quien en su condición de secretario de Turismo en el sexenio de Vicente Fox (2000-2006) declaró que Acapulco estaba acabado como destino turístico.

Habló en un acto público en esta ciudad, y provocó el escándalo y la indignación de autoridades y prestadores de servicios turísticos, quienes lo llegaron a declarar persona no grata.

Elizondo Torres refirió precisamente que los hoteles estaban muy viejos y que sólo si se reconstruían o reparaban podría haber un repunte del puerto.

No hubo ni ha habido inversión hasta estos días.

El Acapulco Tradicional está solo y abandonado.

La zona Dorada oscila entre la oscuridad y la claridad.

Las nuevas inversiones se canalizan hacia el Acapulco Diamante, donde, allá sí, hay sitios de hospedaje, centros de convenciones y zonas comerciales nuevos e infraestructura bien cuidada.

Luego vino el auge de Cancún y la apertura de destinos turísticos en Centroamérica, que inclinaron aun más al puerto hacia el declive.

En los últimos años, a partir de 2006, la violencia lo ha apaleado, y desde el año pasado la pandemia del Covid lo zarandea.

Por otra parte, subrayó Fontova Torreblanca que si no bajan los indicadores delictivos y el números de contagios de Covid-19, la suerte de Acapulco no cambiará.

Por fortuna, el combate al Covid muestra alentadores resultados, pero ¿qué hay con la violencia y el relanzamiento turístico?

Después de funcionar como centro turístico finsemanero y depender de la afluencia de los nacionales –que si bien antes eran discriminados por los turisteros ahora se lo revierten con un “por nosotros tragan”– , ¿cuál será el futuro de Acapulco? n