Escollos

Escrito por  Jun 22, 2021

Los conflictos magisteriales bien merecen figurar en la agenda de prioridades del próximo gobierno estatal.

El rosario de reclamos de docentes y administrativos es asunto de un día y de otro también.

Los inconformes protestan de varias maneras, sin recibir atención gubernamental; cuando llegan a reunirse con ellos quedan en lo oscuro los acuerdos alcanzados, y después los trabajadores vuelven a las calles porque no les cumplieron. No hay transparencia.

Ayer, como expresión de estas inconformidades, maestros con funciones directivas, jefes de enseñanza y supervisores, se manifestaron en el bulevar de las Naciones, sin bloquear la vialidad, para exigir la asignación de claves directivas, pues en muchos casos tienen más de 10 años con salarios menores a las funciones que desempeñan.

En Chilpancingo, profesores de las regiones del estado marcharon para exigir cambio de adscripción.

Mención especial merece el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (Fone), comparable con una bola de nieve que, rodando cuesta abajo, no ha detenido su carrera y que bien podría estrellarse contra el gobierno de Evelyn Salgado Pineda.

Si bien la administración de Héctor Astudillo Flores ha paliado el caso, el mismo no se ha resuelto, quedando aún fuera del Fone miles de trabajadores, que no tienen garantizado el pago de sus sueldos.

Ha ocurrido ya en el actual gobierno. Profesores y administrativos todos han llegado a unirse y han parado labores y bloqueado calles.

La solución depende del gobierno federal y estriba en la asignación de recursos para pagar a los afectados.

Astudillo ha hecho gestiones merced a las cuales ha sobrellevado la situación, pero no se ha superado.

El problema –quién sabe en qué términos– sigue latente y pende como espada sobre la cabeza de quien rija los destinos de la entidad.

El sector educativo está hecho un amasijo de conflictos para cuya atención, Salgado Pineda necesitará una buena cantidad de energía, disposición y gestoría de alto nivel para deshacerse de esto que sería una piedra en el zapato. n