Amnesia perniciosa

Escrito por  Jun 25, 2021

No solamente en la Secretaría de la Función Pública (SFP) permea la amnesia, que afectó al Programa de Fertilizante del Estado de Guerrero al echar al olvido desvíos millonarios durante 2019.

Este miércoles, en el ayuntamiento de Acapulco les vino un vislumbre de recuperación de memoria al recordar que la administración anterior, a cargo de Evodio Velázquez Aguirre, entregó la Secretaría de Seguridad Pública con un faltante de armamento, que nunca volvió a mencionarse en el transcurso de la gestión a punto de concluir.

Continúa la averiguación del Ministerio Público, declaró la autoridad municipal.

Casi tres años el faltante no había merecido siquiera mención alguna.

El 29 de octubre de 2018, 28 días después de haber asumido el mando el actual gobierno municipal, la Fiscalía General del Estado (FGE) confirmó que la Secretaría de Seguridad Pública estatal presentó denuncia penal por la desaparición de 183 armas en la Policía de Acapulco.

“Va girada contra quien resulte responsable, vamos a hacer investigaciones y a deslindar responsabilidades, entendiendo que serán llamados quienes tengan que ser llamados durante las investigaciones”, se afirmó entonces.

Se comprometió la Fiscalía a trabajar coordinadamente con la alcaldesa Adela Román y a que “en próximos días se daría a conocer el resultado de las investigaciones”.

Como en el corrido de Camelia la Texana, nunca más se supo nada.

También los alcanzó la amnesia.

Ni el ayuntamiento anterior, ni el actual, dieron seguimiento al problema legal, como tampoco en la FGE.

Se perdieron 183 armas pertenecientes a una policía entre cuyos padecimientos figura, precisamente, la escasez de armamento.

Luego, lloraron amargamente la desaparición del Fortaseg, un fondo federal que los subsidiaba con cantidades millonarias cada año para el mejoramiento de las policías, y que si bien les redujeron el financiamiento en los últimos tres años, se debió a que no se cumplía con las metas establecidas por el programa, según declaró el 11 de marzo de 2020 el síndico Javier Solorio Almazán.

La amnesia, el incumplimiento, la irresponsabilidad y la impunidad, felices caminaron de la mano.

¿Quién les dice algo? n