La honesta y quebrada, pero generosa, Capama

Escrito por  Jul 02, 2021

La alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, así como el director general de la Capama, Roberto Villalobos Alcalde, aseguran, por una parte, que en la paramunicipal no hay corrupción, en tanto por otra afirman que se combate.

Eso lleva a preguntar: si no hay, ¿cómo es que se combate? ¿Cómo atacar un mal que no existe? ¿No querrán decir que se toman medidas preventivas para evitarla?

¿Será, acaso, cuestión de semántica?

Es decir, ¿los señores se enredaron en el manejo del lenguaje?

Si así fuera, entonces ¿por qué la presidenta municipal electa, morenista como la que está en funciones, Abelina López Rodríguez, anunció que pondrá candados a la corrupción en la Capama?

¿Alguien estará insinuando que la próxima alcaldesa no sabe de lo que está hablando? ¿Querrán decir que está mal informada? ¿Sugieren que ve moros con tranchete?

Algo más: la primera autoridad porteña y a la vez presidenta del consejo de administración de Capama apuntó que “ha habido corrupción de otras administraciones; en esta administración se ha sido muy cuidadoso; sin embargo, para eso está la Contraloría”.

No especificó si se refería a la municipal o a la de la paramunicipal, pero sea una o las dos, ¿cómo es que no detectaron el fraude perpetrado por directivos de la Capama en 2016 por 194 millones 577 mil 346.98 pesos, según pliego resolutivo de la Auditoría Superior del Estado (ASE) hecho público el 21 de febrero de 2018?

Es verdad: el desvío fue cometido por funcionarios de la administración municipal que encabezó Evodio Velázquez, pero ¿querrá decir eso que entonces las contralorías referidas no hacían su chamba y ahora sí?

Otro punto: Villalobos Alcalde aseguró que el problema de la falta de recursos en la Capama se debe a que una buena parte de la población no paga el servicio de agua potable.

Pero le faltó decir que, a pesar de tan quebrantada situación, nada hicieron por recuperar lo defraudado que se menciona líneas arriba; no explicó por qué ni Capama ni el ayuntamiento le dieron seguimiento a las denuncias penales contra los involucrados radicadas en el Ministerio Público.

Tampoco revela por qué estando Capama en bancarrota financiera, técnica y administrativa, no le cobra el agua a los actores políticos de primer nivel de varios partidos que tienen adeudos de hasta 40 meses con el organismo, según declaró siendo director de la Comisión, Leonel Galindo González, el 29 de septiembre de 2019.

Entonces, no es la gente de las colonias la que más adeuda por consumo de agua, como acusó este 28 de junio el actual director, Villalobos Alcalde.

No es todo: la escandalosa quiebra de Capama no fue motivo para que el consejo de administración de la misma dejara de asignar a 21 ex funcionarios y funcionarios del organismo un bono de productividad por más de un millón 115 mil pesos –pagados los primeros días de junio–, lo cual fue autorizado en el presupuesto de 2020.

No es un invento: Capama está quebrada, pero actúa generosa estimulando la supuesta productividad de sus funcionarios, de acuerdo con lo denunciado por el contralor municipal Francisco Torres Valdez.

¡Ah! Pero están gestionando que el gobierno de la República la rescate. n