Información dudosa

Escrito por  Jul 05, 2021

A propósito de la crítica presidencial dirigida a quienes, dijo, “confunden a policías comunitarias de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (Crac) con autodefensas o sicarios”, refiriéndose a una fotografía publicada sobre su visita el 11 de junio a Marquelia, sobre la que se decía “El presidente pasa frente a sicario armado como si nada”, y “En riesgo, el presidente López Obrador pasa frente a un hombre armado como si nada”.

Vale comentar: la única policía comunitaria reconocida por el gobierno del estado y el Congreso local, porque se apega a la ley, es la Crac, efectivamente, pero esta organización, de acuerdo con afirmaciones de comunicadores de la región de cabal seriedad, no tiene presencia en Marquelia, y sostienen ambos que el policía que figura en la fotografía de referencia es integrante de la Upoeg, que se dice policía comunitaria, de la que el mismo gobierno estatal ha advertido infinidad de veces, que está fuera de la ley.

El 11 de junio, día de la gira presidencial por Marquelia, el diario nacional Milenio publicó: “Fue en Marquelia, Guerrero, donde un grupo de jóvenes armados, con uniforme verde olivo, esposas y carrilleras, pertenecientes a la Policía Comunitaria Upoeg de Guerrero, suspendieron el ‘boteo’ sobre la carretera Acapulco-Pinotepa Nacional para dejar pasar al presidente Andrés Manuel López Obrador”.

Valga precisar que la Upoeg aglutina en su seno a decenas de las llamadas policías comunitarias tampoco reconocidas legalmente, obviamente, y se enfrenta con otras “policías comunitarias” en disputa de territorios, dejando desaparecidos, heridos y muertos, además de cercar comunidades y tomarlas por asalto.

¿Quién se confunde, entonces?

Queda claro que la información que han entregado al Presidente respecto al tema no ha tenido el origen correcto.

Sicario o no, quién sabe, pero sí es un policía ilegal.

Pero al margen de cualquier confusión, llama la atención cómo el equipo responsable de la seguridad personal del Presidente lo expone al no tomar las medidas preventivas que lo alejen de todo peligro.

¿Qué hizo el equipo de avanzada?

Si López Obrador cree de buena fe que nadie desea hacerle daño, es un punto; pero que los encargados de protegerlo lo descuiden de esa manera es otro muy distinto, ese sí, criticable.

El mismo Presidente, el mismo gobernador Héctor Astudillo, han acusado una y otra vez que muchas de esas autollamadas policías comunitarias sirven a grupos del crimen organizado. n