Imprimir esta página

Miradas de corto alcance

Escrito por  Sep 08, 2017

La indignación derivada de la eliminación del descuento en el peaje por la autopista del Sol, no cede terreno. En respuesta, el Congreso del estado aprobó solicitar al gobierno federal que eche abajo el 25 por ciento y que deje el descuento en 50 por ciento con la finalidad de hacer de Acapulco, Ixtapa-Zihuatanejo y Taxco, destinos turísticos competitivos a nivel nacional e internacional.

Gestiones similares y con similar propósito llevará a cabo, según anunció, el jefe del Poder Ejecutivo estatal.

Bien está la decisión del Poder Legislativo en este caso, en virtud de que a este respecto más no puede hacer; posiblemente de algo sirva su participación ante el Ejecutivo federal.

Mas en el caso del gobierno estatal, bien haría no simplemente demandar el descuento por usar la autopista, sino aparejar a este propósito un plan de acción que impulse a los destinos turísticos de la entidad.

Independientemente de lo que pudiera estar haciendo por Guerrero la Secretaría de Turismo federal y que no puede ir más allá de incluir a los destinos guerrerenses en algunas de sus promociones a nivel nacional, el Fideicomiso Turístico (Fidetur) conjuntamente con la Secretaría de Turismo estatal (Sectur) y la de Turismo Municipal (STM) en cada municipalidad con atractivos turísticos, deberían tener armado ya un plan de promociones, incluyendo en ellas la apertura de nuevos vuelos aéreos.

Aparte, en cada destino turístico, estado y los municipios correspondientes, deberían mejor servicios públicos y arreglar los centros de atracción actuales y buscar otros nuevos para ofrecer diversidad al visitante, porque no es posible que, en el caso específico de Acapulco constantemente prestadores de servicios estén denunciando y los medios de comunicación exhibiendo, las descargas de aguas negras que llegan al mar y no hagan nada por arreglarlas. Eso, por citar sólo un ejemplo.

Resulta inadmisible, en consecuencia, que gobierno e iniciativa privada vean en la autopista del Sol y el Paso Exprés la canasta en que coloquen todos los huevos, sin ocuparse en hacer un esfuerzo propio para mejorar la afluencia turística.

Es de reconocer, desde luego, los operativos que se ponen en práctica durante los periodos vacacionales, pero no son suficiente como recurso para traer a más paseantes; eso es para proteger al ya que ya está aquí.

A ver cuanto tiempo de la actual administración estatal tiene que transcurrir para que los responsables de promocionar el turismo, se pongan a trabajar, en vez de apostarle todo a las vías de comunicación terrestre. n