Vicario, ¿culpable o inocente?

Escrito por  Sep 12, 2017

Se cumplió un mes ya desde que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) declaró la inhabilitación para desempeñar cargo público alguno durante 10 años al diputado local Héctor Vicario Castrejón, por irregulares cometidas en su condición de delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrarrio, Territorial y Urbano (Sedatu) en el estado, en la ejecución de obras para beneficio de damnificados por la tormenta Manuel y el huracán Ingrid.

Esa fecha quedó claro que Vicario Castrejón disponía de 15 días para presentar pruebas que permitieran echar abajo los señalamientos de la ASF, y el mismo legislador aseguró tener las suficientes que le permitirían invalidar la inhabilitación.

No obstante, no sólo han transcurrido 15 días, sino un mes desde que la ASF formuló la sanción, pero ni la dependencia federal, ni el acusado, han mencionado cómo va el seguimiento al caso.

En esa ocasión, el jefe del Ejecutivo estatal indicó que no debería considerarse como un hecho el castigo, porque Vicario tenía un lapso para defenderse. “Todos los que se desempeñan en la función pública están siempre expuestos a observaciones, y cuando éstas se hacen públicas, se toman como cosas finales, cuando no son finales”, acotó.


De acuerdo con eso, Vicario no podía ser considerado culpable; pero da el caso que ya feneció el plazo para que se defendiera, y no se sabe qué pasó.

Si la ASF filtró la información para exhibir públicamente al legislador, también debió ser puntual dando a conocer si el acusado respondió favorablemente o no a las observaciones que le hizo.

Es en casos como éste cuando se fortalecen las sospechas de que la ASF procede de acuerdo con revanchismos políticos, y no sería extraño que ya nunca volviera a tocar el tema, sino que dejara flotar en el ambiente la idea de que Vicario Castrejón procedió de modo ilegal, lo que nadie dudaría si se toma en cuenta la lluvias de anomalías descubiertas en la construcción de viviendas en el fraccionamiento El Mirador, donde, incluso, se hicieron trabajos de reconstrucción.

En estos momentos, para la colectividad y sobre todo para los damnificados que recibieron casas en El Mirador, Vicario es un auténtico pillo.

No es, pues, el ánimo de defender al diputado local, porque puede defenderse solo, más aun que, como dice él mismo, cuenta con pruebas que lo exoneran, pero no se vale que, fomentando la opacidad como lo hace, la ASF no haga fluir toda la información necesaria en éste y en todos los casos que maneja.

Ya de por sí resulta muy extraño que difunda solamente algunos manejos indebidos de recursos públicos, cuando por todos lados afloran los desvíos y los gobiernos quebrados, y ni un solo funcionario va a parar a la cárcel. n