Playas contaminadas

Escrito por  Jul 23, 2018

Durante toda o casi toda su existencia, la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Acapulco –que en un tiempo fue llamada Capouisma y ahora Coagua– ha estado en aprietos financieros: sus gastos han sido mayores a sus ingresos, y eso le ha impedido funcionar bien.

A veces, como en estos días, tal discrepancia entre ingresos y egresos es de tal magnitud que no hay manera de explicarla si no es recurriendo al expediente de la corrupción o de la ineficacia extrema, o las dos cosas.

Como sea, el caso es que, si hay un responsable específico de que las playas estén contaminadas casi hasta el límite de lo permisible, ese es Capama, pues es el organismo responsable de dar mantenimiento permanente a la red de drenaje sanitario de la ciudad, precisamente para que no ocurran fugas cuyo destino final es la bahía, pues –como todo mundo sabe– la parte más vieja de la ciudad es un anfiteatro cuyos desechos, por fuerza de gravedad, tienen que ir a dar a la bahía.

Acapulco –y todo México– no pueden conformarse más con el “ya merito”, como ocurre a los mexicanos en muchos campos de la vida. Es hora de que los gobiernos del puerto se propongan en serio hacer las cosas bien, para tener un perfecto sistema de drenaje sanitario, un funcional sistema de drenaje pluvial y una impecable red de agua potable. Y que los contenidos de cada uno nunca hagan contacto entre sí.

Imposible no ha de ser.