Temeridad

Escrito por  Ago 13, 2018

Afirmar, como lo han estado haciendo varios dirigentes de Morena en Guerrero, que el gobernador del estado está detrás de las resoluciones del Tribunal Electoral local que le han quitado a ese partido al menos una alcaldía y dos diputaciones de representación proporcional que le había asignado el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana es, hasta cierto punto, una falta de cortesía política, si no es que un exabrupto, pues es tanto como decir que los magistrados de esa instancia jurisdiccional están vendidos al mejor postor y al servicio de quien encarne el Poder Ejecutivo.

No es que eso no pueda ser verdad. Tal vez lo sea. Pero no es muy asertivo, ni perspicaz, afirmarlo, por la sencilla razón de que quienes lo afirman no tienen prueba alguna, sino sólo indicios resultantes de hacer deducciones y cálculos, lo que en el argot periodístico se conoce como “leer entre líneas”. Y un instituto político que se precie de ser institucional, como debe ser ahora Morena, que ha conquistado el Poder Ejecutivo federal sin cortapisas y sin regateos de nadie, incluidos sus adversarios políticos, no puede esgrimir argumentos salidos sólo de maquinaciones mentales.

Es tanto como afirmar que, por ejemplo, Elba Esther Gordillo fue dejada en libertad porque el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se lo pidió al presidente en funciones, Enrique Peña Nieto. Otra vez: no es que ello no pueda ser verdad, sino que quienes lo afirman no tienen prueba de su afirmación. Tal vez lo sea, porque la política real no es para quienes están decididos a mantenerse en un limbo de pureza moral o espiritual o mental; pero nadie lo sabe con certeza, excepto los protagonistas de tal acuerdo, si lo hubiera.

Los quejosos aún pueden acudir –y así lo han anunciado– al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la misma instancia que hace unos días entregó la constancia de presidente electo a López Obrador, para que corrija lo que consideran una injusticia.

Por lo demás, es curioso cómo los mismos que mantienen estos señalamientos han censurado a quienes se han reunido con el gobernador y con autoridades electas surgidas del PRI, como tratando de mantener la contaminación lo más lejos posible.

Y para más señas, son precisamente los mismos que la vox pópuli señala de haberse hecho de diputaciones y otros cargos de representación popular sin el esfuerzo que tal conquista suele ameritar, sino sólo por el empuje de la figura de su entonces candidato presidencial. Son, como señala la conseja popular, quienes se sacaron la lotería sin haber comprado el billete. n