Educación entrampada

Escrito por  Ago 21, 2018

El comienzo del nuevo ciclo escolar puso de manifiesto un cúmulo de viejos problemas que se han arrastrado como pesado fardo que impide el cumplimiento cabal del calendario.

El secretario de Educación estatal, José Luis González de la Vega Otero, aseguró que hay suficientes recursos para cubrir la carencia de maestros en centros educativos y reportó normalidad en el comienzo del ciclo escolar.

Sin embargo, en una acción que contradecía al funcionario, padres de familia de la escuela primaria Himno Nacional, de Petatlán, en la región de Costa Grande, bloquearon de modo intermitente la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo durante varias horas, desde la 7 de la mañana, para exigir tres maestros.

En Pungarabato, por citar otro suceso, 35 escuelas de la Tierra Caliente, distribuidas en tres municipios, no empezaron el ciclo escolar 2018-2019 por falta de condiciones, declaró el delegado educativo, Juan Mondragón Torres.

Abundó que en la comunidad coyuquense de Pinzán Morado, los dos planteles educativos no emprendieron actividades por el socavón abierto desde el pasado 2 de julio; funcionarán en casas particulares, pero aún no se determina dónde.

Informó que los municipios que tienen escuelas que no cuentan con condiciones de seguridad para que los estudiantes reciban clases son: San Miguel Totolapan, Coyuca de Catalán y Zirándaro.

En Costa Grande, mientras tanto, protestas de padres de familia por la falta de maestros se hicieron oir en varias escuelas de la región, así como denuncias por la falta de libros de texto y muebles.

Por otra parte, sombras de confusión se dejaron sentir entre los docentes.

Si bien la reforma educativa venía aplicándose en medio de jaloneos de maestros y autoridades educativas, la resistencia de los docentes parece fortalecerse con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador como candidato a la Presidencia de la República, quien, entre sus compromisos de campaña, ofreció la supresión del nuevo modelo educativo.

Ya convertido López Obrador en presidente electo, el comienzo del ciclo escolar coloca a las autoridades estatales contra la pared; si de por sí han encontrado numerosos problemas para aplicar las modificaciones, es de imaginarse que su posición se vuelve mucho más compleja.

En sí, podría deducirse que la educación se encuentra en una encrucijada, pues si ha de echarse abajo la reforma, habrá que pensar si tiene caso seguir insistiendo en sacarla adelante.

Mientras ocurre lo que tenga que ocurrir, vale preguntarse: ¿hacia dónde jalarán los profesores si lo viejo no funciona, y lo nuevo, tampoco? n