Vientos alentadores

Escrito por  Sep 15, 2018

Evidentemente superada la discrepancia surgida a raíz del proyecto relacionado con la designación del “súper delegado”, el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, retoma el mismo carril por el que circula el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Este jueves, Astudillo Flores estuvo con el próximo presidente de la República. “Fue una reunión cordial con duración de una hora con 15 minutos”, expresó sobre el encuentro y añadió que el presidente electo le informó que estará en Guerrero los primeros días de octubre.

El giro de la relación resulta por demás constructivo para la entidad, pues la autoridad estatal de ninguna manera pueda estar distanciada de la federal sin sufrir desastrosas consecuencias; ya en anteriores ocasiones, apenas se declaró el triunfo de López Obrador, Astudillo Flores hizo saber públicamente su determinación de trabajar coordinadamente con el próximo presidente de México, así sea de un partido (Morena) diferente al suyo (PRI).

Luego vino el anuncio del proyecto de nombrar un solo delegado para todas las dependencias federales asentadas en la entidad, y la relación pareció friccionarse; mas ahora la diferencia parece haber sido superada, y gobernador y presidente electo retoman el mismo sendero.

Muestra de esta disposición de transitar por la misma vía, que de ningún modo podría interpretarse como sumisión, es la postura del jefe del Ejecutivo estatal, de seguir al pie de la letra la orientación que sobre la designación del secretario de Seguridad Pública le dé Andrés Manuel López Obrador.

Si a la postura de la primera autoridad de la entidad se suma el compromiso que desde campaña adquirió López Obrador, de impulsar Guerrero prioritariamente, los vientos que tienden a soplar sobre la región auguran grandes beneficios.

Prueba de ello podría ser el anuncio del presidente electo de apoyar atención a zonas marginadas, transformar el entorno mediante la creación de espacios públicos, alumbrado y calles; regularizar la tenencia de la tierra mediante la escrituración de viviendas, entre otros programas en los que invertirá 650 millones de pesos.

Mejores tiempos se vislumbran para Guerrero; ahora habrá que esperar que se concreten, pero no sólo esperar, sino participar los sectores para que la mejoría se haga realidad, haciendo cada quien lo que le corresponde de la mejor manera. n