43: vientos esperanzadores

Escrito por  Sep 28, 2018

No se sabe qué ocurrirá en la próxima administración federal en torno a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; de lo que ni duda cabe es que, a unas cuantas semanas del cambio de gobierno, los padres de los jóvenes y quienes los han acompañado en su lucha, respiran aires de esperanza, algo que en la actual gestión nunca tuvieron, según su propia versión.

Si bien durante su campaña había hecho el compromiso de impulsar la creación de la comisión de la verdad, que se encargue de investigar y descubrir qué ocurrió la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, este miércoles el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, les comunicó la certeza de que así ocurrirá con o sin la aprobación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y les garantizó que habrá castigo para los responsables así se trate de elementos del Ejército.

La ratificación tranquilizó y alentó a los padres, lo mismo que a representantes de organizaciones sociales y de organismos internacionales que los acompañaron en el encuentro con López Obrador y los han acompañado en su peregrinar de cuatro años.

Fueron aires de confianza y optimismo los que corrieron en esa reunión.

María Elena Guerrero, madre de Giovanni Galindes, informó sobre  los tres puntos que se pactaron con el próximo gobierno federal:

1) La creación de una comisión de la verdad y justicia, se cuente o no con la sentencia favorable de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

2) La publicación de un decreto que asegure la cooperación de la administración pública federal en la investigación y búsqueda del paradero de los jóvenes.

3) La asistencia técnica de instancias internacionales de derechos humanos.

Punto importante es también, sin duda, el compromiso de López Obrador de emitir un decreto mediante el cual se asegure la cooperación de todas las dependencias federales en la investigación y búsqueda de los desaparecidos, y la asistencia de instancias internacionales.

Dicho todo, ahora queda sólo esperar diciembre para que el nuevo gobierno esté en condiciones de pasar a los hechos. n