Tiempos de cambio

Escrito por  Oct 10, 2018

Si de comisiones tuviéramos que hablar, habría que puntualizar necesariamente que entre las 18 que le tocaron en el Congreso local a Movimiento Regeneración Nacional (Morena), una reviste particular importancia: la de Vigilancia y Evaluación de la ASE (Auditoría Superior del Estado), que será presidida por Jesús Villanueva Vega, e integrada además por Aracely Alhelí Alvarado González, Arturo López Sugía, Perla Edith Martínez Ríos y Zeferino Gómez Valdovinos.

La Auditoría Superior del Estado tiene, entre otras funciones, fiscalizar los recursos de los municipios, y depende, precisamente, de la Comisión de Vigilancia y Evaluación.

La ASE reporta a la Comisión de Vigilancia, que se encarga a su vez de analizar los informes y, de ser necesario, los lleva al pleno del Congreso para su discusión y dictaminación.

A pesar de ello, los recursos de los municipios todos se manejan en la opacidad.

En el proceso del cambio de poderes municipales, numerosas fueron las voces de las autoridades entrantes en el sentido de que hubo manejos irregulares consistentes, sobre todo, en dejar vacías las arcas de las alcaldías.

No obstante, ni la Comisión de Vigilancia y Evaluación, ni la ASE, aportaron alguna información respecto a cómo entregaron los alcaldes salientes.

Y podrán argumentar que las cuentas correspondientes a 2018 empezarán a ser revisadas en enero de 2019; pero es de suponerse que, a estas alturas, ya se tienen claros y bien definidos los resultados de 2017 y 2016, respecto a los cuales también fueron omisos.

Pero el caso es que no solamente sobre los ayuntamientos relevados hace unos días guardaron silencio, sino también con los anteriores; el alcalde Evodio Velázquez se quejó una y otra vez de que le entregaron en ruinas el ayuntamiento; tres años antes, Luis Walton Aburto denunció que halló saqueada la alcaldía, por citar los casos más recientes, pero el Congreso jamás dijo algo.

Podrían recurrir al argumento de la confidencialidad, pero lo rebatiría el hecho de que la información del fraude perpetrado al seno de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Coagua, antes Capama) salió del Congreso gracias a los diputados Samuel Reséndiz Peñaloza, Ricardo Mejía Berdeja y Mauricio Legarreta, integrantes en su momento de la Comisión de Vigilancia y Evaluación.

Posteriormente, diputados perredistas y sus aliados aseguraron que la información tenía como objetivo golpear al alcalde Evodio Velázquez, lo que, de ser verdad, significará que a la fiscalización se le da uso político.

Luego entonces, los legisladores de Morena se encuentran en el momento en que podrían enderezar el rumbo de la nave a efecto de que, lo mismo la Comisión de Vigilancia que la ASE, cumpla cabalmente su responsabilidad para que haya transparencia y honestidad en el uso del erario. n