¿Quién y por qué asesinó a Ranferi?

Escrito por  Oct 17, 2017

Una ola de estupor, alarma e indignación levantó el asesinato del líder social Ranferi Hernández Acevedo, tras lo cual se dejó venir un alud de condenas y protestas de organizaciones sociales, reforzadas por la exigencia del pronto esclarecimiento del homicidio y el castigo a los responsables.

Causó extrañeza que el atentado contra el dirigente, su esposa, su suegra y su chofer ocurriera a 500 metros de la ubicación de un retén militar, sobre la carretera Ahuacuotzingo-Chilapa, región Centro de Guerrero, una zona erizada de puestos de revisión a cargo de las fuerzas de seguridad.

Sorprendió, asimismo, que Ranferi, lo mismo que su esposa, presentaran características propias de una ejecución, pues muy conocida era su honorabilidad y su rectitud, sin relación alguna con actividades ilícitas, lo que lo aleja de la posibilidad de que haya sido asesinado por narcotraficantes, lo cual conlleva a preguntarse cuáles fueron los móviles del crimen, mismos que las autoridades deberán descubrir cuanto antes, pues en cualquier momento surgirán exigencias en ese sentido en el ámbito internacional, donde se le conoce por haber estado exiliado en Europa.

Ranferi Hernández, impulsor de la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador –líder nacional de Morena–, fue dirigente estatal del PRD en 1993.

En 1995, la matanza en el vado de Aguas Blancas, en el municipio de Coyuca de Benítez, en la Costa Grande, marcó su carrera política. Se convirtió en uno de los más críticos del entonces gobernador Rubén Figueroa Alcocer, a quien se le responsabilizó como uno de los autores intelectuales de la muerte de 17 campesinos a manos de policías estatales.

En ese tiempo, Ranferi Hernández era diputado local, y tras la caída de Figueroa Alcocer continuó la exigencia de justica por la matanza. Al relevo en el gobierno de Guerrero llegó Ángel Aguirre Rivero y, según denunció en ese tiempo el líder social, lo comenzó a hostigar, hasta que lo obligó a dejar el país, exiliándose en Francia cuatro años.

A su asesinato se suman los de otros militantes de la izquierda en Guerrero, entre ellos el del ex alcalde de Zitlala Francisco Tecuchillo Neri; el del secretario general del PRD en el estado Demetrio Saldívar Gómez; el del alcalde de Pungarabato Ambrosio Soto Duarte, y el del ex diputado local Roger Arellano Sotelo, además de la desaparición del ex diputado federal Catalino Duarte Ortuño, que navegan en el mar de la impunidad. n