¿Qué más da?

Escrito por  Dic 10, 2018

Justificada razón tiene el gobernador Héctor Astudillo Flores para preocuparse por la liquidación del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), dependiente del gobierno federal, pues resulta clara y evidente la falta de trabajo promocional de las dependencias y organismos locales.

Organismos federales turísticos se han encargado de promover los destinos turísticos de Guerrero en lo general, en tanto los locales, lo mismo que las oficinas gubernamentales, deberían hacerlo en lo particular.

Sin embargo, por lo que se refiere a Acapulco, la orfandad en materia de promoción es muy notoria y ahora, sin el CPTM, podría ser peor. No se sabe a qué se dedican la Secretaría de Turismo (Sectur) estatal y el Fideicomiso de Promoción Turística (Fidetur).

Estamos a 20 días de concluir el año. Ni Sectur, ni Fidetur han dado a conocer sus respectivos programas correspondientes a 2019, si es que tienen alguno.

De por sí aseguran estar trabajando, pero tienen celoso cuidado de ocultar sus programas promocionales; se desconoce en qué partes del continente o del mundo hacen la promoción.

Por cuanto al ayuntamiento, tampoco ha quedado claro en qué consiste el trabajo de la Secretaría de Turismo municipal; en el trienio reciente su actividad relacionada con el turismo pasó en penumbras; incluso, el alcalde Evodio Velázquez se peleó con el Fidetur, que tampoco hace nada.

En la actual administración, la alcaldesa Adela Román se ha incorporado al organismo, asegurando que sí trabajarán. Sostuvo ya su primera reunión con sus directivos, pero aunque ya 2019 está encima nada han acordado sobre qué se hará el próximo año.

Si al gobernador le preocupa la desaparición del CPTM, al titular de la Sectur estatal, Ernesto Rodríguez Escalona, lo tiene sin cuidado. No afectará al turismo en Guerrero, porque la promoción turística se seguirá haciendo por medio de la Secretaría de Turismo federal y de las embajadas de México, ha declarado.

Acapulco, en pocas palabras, sigue navegando sin rumbo, ni dirección, en materia turística, sin que haya el menor esfuerzo por que deje de ser un destino finsemanero, dependiendo del turismo procedente de los estados vecinos de Guerrero, al fin que ni promoción necesitan. n