La política real

Escrito por  Dic 16, 2018

El gesto de colaboración que el gobernador Héctor Astudillo Flores, del PRI, ha tenido con la alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, de Morena, para resolver el agudo problema que se cernía sobre el puerto a consecuencia del corte del suministro eléctrico que aplicó la CFE a Capama porque el adeudo de ésta ascendió a 530 millones de pesos, dibuja de cuerpo entero los aparentes contrasentidos y paradojas de la política real.

El gobernador intercedió ante el director general de esa empresa del Estado para que ésta restableciera su servicio, y adelantó que seguirá haciéndolo en busca de resolver de manera definitiva el problema.

No han resultado pocos los críticos, muchos de ellos gratuitos, que desde hace casi tres meses lanzan dardos envenenados contra la presidenta municipal desde el campo de la izquierda y, lo que es más inquietante, desde las filas de su propio partido, el Movimiento Regeneración Nacional, por lo que consideran devaneos de la magistrada con el PRI y con la derecha.

Varias críticas se han enderezado contra la edil: por solicitar y aceptar el apoyo del mandatario estatal, por la cordialidad de sus encuentros con él y por tener entre sus colaboradores a funcionarios que han servido en gobiernos constituidos bajo el liderazgo de otros partidos.

Todo aquel que ha sido elegido por el pueblo como su gobernante tiene la obligación de trabajar cuanto sea necesario para hacer todo lo que le corresponde para que la administración pública le dé resultados a la gente.

Bien, la gente, por ejemplo, necesita agua en su casa, y la necesita sin que importe de qué color es el partido instalado en el poder. Y quien ocupa la alcaldía debe afanarse en satisfacer esa necesidad, pues para eso se le eligió.

La alcaldesa y el gobernador tienen que saberlo y, de hecho, lo saben. Por eso ella acude a él por apoyo. Y él le concede su ayuda, pero no sólo por eso; lo hace también por otra razón muy clara y muy evidente, que varias veces ha disgustado a los sectores más estrictos de Morena: que el mandatario estatal sabe que para gobernar el estado debe mantener relaciones institucionales en el mejor nivel posible con el gobierno federal, y una manera de lograrlo es dar todo su apoyo a la edil, que milita en el mismo partido que el presidente de la República.

Si en términos económicos Acapulco es el municipio más importante para Guerrero, en términos políticos no se queda atrás, con la mayor cantidad de electores del estado. Es –expresado con una frase hecha– la joya de la corona de la entidad. Hoy la tiene Morena, y es lógico que tratará de conservarla haciendo buen gobierno, para que los ciudadanos le refenden su voto. n