Bloqueos innecesarios

Escrito por  Dic 30, 2018

La pugna entre los dos grupos de pobladores de Cacahuatepec en cuyo centro están el líder del Cecop, Marco Antonio Suástegui Muñoz, y otros 16 integrantes de esa organización y de la Policía Comunitaria de ese lugar, ha de ser manejado con suma prudencia por el gobierno de Héctor Astudillo Flores.

Mientras unos exigen que el dirigente y sus 16 compañeros recluidos en el penal de Acapulco sean liberados porque son presos políticos, los otros solicitan mantenerlos en reclusión, pues los consideran personas peligrosas y culpables de varias muertes. El primer grupo bloqueó la autopista del Sol y la carretera libre México-Acapulco –pues ambas confluyen en el entronque con el bulevar de Chilpancingo– el viernes; el segundo hizo lo propio ayer en la caseta La Venta.

A pesar de que bloquear carreteras es un modo de protesta muy desconsiderado para con los afectados que quedan varados en el atasco, en ninguno de estos dos casos el gobierno del estado mostró intención de desalojar la vialidad por la fuerza. Es entendible que así haya sido, pues el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho de manera expresa que nunca más se utilizará a las fuerzas armadas para reprimir al pueblo (sea lo que sea que el término pueblo signifique).

Por otra parte, la cuestión de quienes se reclaman presos políticos es atendida por la senadora Nestora Salgado García, de Morena, casi desde el momento en que tomó posesión del cargo. La legisladora entregó el 14 de diciembre al subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, una lista de 199 presos políticos, para que la dependencia estudie caso por caso para desentrañar cualquier posible enredo judicial y los ponga en libertad.

No se trata de liberarlos a partir sólo de que así lo demandan la senadora y las personas privadas de su libertad, sino también de mostrar respeto por la separación de poderes y por las formas. En algunos casos ha de proceder la amnistía; en otros, el desistimiento de la acción penal, y en otros más, la rectificación de procedimientos indebidos o incorrectos o viciados.

El caso es que entre los 199 nombres de la lista que maneja la senadora están los que este viernes fueron reclamados como presos políticos, para quienes los bloqueadores exigen libertad inmediata. ¿No habría sido más prudente esperar el desenlace de sus gestiones antes que afectar a miles de ciudadanos que sólo deseaban empezar a disfrutar su asueto? n