Otra vez

Escrito por  Ene 07, 2019

Mucho ha sido el manoseo del tema del presupuesto correspondiente a 2019.

Los poderes Ejecutivo y Legislativo dedicaron toda la semana pasada a enfrascarse en dimes y diretes, cada uno defendiendo su propia postura y esgrimiendo un sinnúmero de razones que a la población le resulta imposible comprobar para tener una visión clara respecto a quién tiene la razón.

En el último de los casos, saber quién miente y quién dice la verdad no es lo más importante, sino avocarse a cumplir la tarea pendiente.

En una muestra de prudencia, el gobernador Héctor Astudillo Flores ordenó a su gabinete ya no seguir hablando del tema, para que sea el Legislativo el que haga su trabajo.

Ya antes había afirmado que oportunamente se enviaron al Congreso los anexos correspondientes, que, según diputados morenistas, fue lo que faltó para aprobar el presupuesto.

Todavía ayer los de Morena seguían machacando.

El legislador Ossiel Pacheco Salas expresó que “teníamos el derecho de hacer adecuaciones al presupuesto, el cual presentaba recursos excesivos para gasto corriente”.

Nadie ha dicho que no tenían ese derecho. El punto es que tenían un plazo para hacerlo y no lo respetaron, dándose un resbalón del que difícilmente se repondrán.

El diputado Moisés Reyes Sandoval sostuvo que “el presupuesto castigaba a municipios gobernados por Morena, como Iguala y Acapulco”.

Una nueva razón. Eso no lo habían dicho.

El diputado Zeferino Gómez Valdovinos dijo que “no estamos fuera de la ley, si el 31 de diciembre no se aprobaba el Presupuesto de Egresos, todavía tenemos enero para seguir revisando; lo que queremos es no caer en la irresponsabilidad”.

En la misma conferencia alegaron que no les habían hecho llegar los anexos de 90 por ciento de las dependencias, lo que equivale a decir que sí les enviaron anexos, no todos tal vez, pero sí les enviaron, contra lo que afirmaron en principio.

A todo ello, el experimentado político Manuel Añorve Baños, senador de la República, impartió a los morenistas hace unos días cátedra sobre labor legislativa: sea como sea, asentó, se tuvo que haber aprobado el Presupuesto; lo pudieron haber aprobado o rechazado, pero debieron someterlo al pleno; así no hubieran dormido los señores, el día 1º de enero el gobierno estatal debió amanecer con su Presupuesto.

Mientras tanto, si los morenistas ya anunciaron que el martes Guerrero tendrá ya su Presupuesto para 2019, debieran concretarse ya a trabajar al respecto en vez de seguir en el papel de pandilleros de barriada, inventando nuevos pretextos con los que, en el peor de las casos, no hacen más que contradecirse.

La quemada, ni yendo a bailar a Chalma se la quitan; si se equivocaron, que lo reconozcan; si tienen la razón, deben entender que ya estuvo bueno de palique y que es trabajo el que deben reportar a sus electores. n