Evodio: más cuentas pendientes

Escrito por  Mar 01, 2019

La administración municipal que encabezó Evodio Velázquez Aguirre (2015-2018) dio origen a que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) acuse al gobierno de Guerrero de presunto daño al erario, al detectar irregularidades en transferencias de recursos a Acapulco y cambios de cuentas bancarias sin justificación.

En la auditoría 1709, la ASF menciona que hubo daños al erario al desconocerse el destino y aplicación por 215 millones 152 mil 800 pesos al no presentarse la documentación comprobatoria y justificativa correspondiente.

Estos recursos fueron entregados por el gobierno estatal al de Evodio Velázquez mediante convenios de transferencia de recursos federales del Fondo para el Fortalecimiento Financiero (Fortafin) 2017.

Cabe aquí la posibilidad de que el gobierno estatal no se haya ocupado de pedir la documentación o la administración municipal la entregó y la falla recayó en el estado.

Habrá que hacer notar que la ASF hace el señalamiento al gobierno estatal del posible daño, que será seguramente quien tenga que solventar la observación.

En cuanto a la fiscalización al gobierno municipal del puerto, en la auditoría 945 se señala, por otro lado, un presunto daño de 5 millones 206 mil 983.93 pesos, debido a que el ayuntamiento no dispone de la documentación comprobatoria de 12 acciones pagadas con recursos de las participaciones federales a municipios de 2017, entre las que se encuentran la adquisición de combustible y lubricantes; publicidad correspondiente a abril de 2017; servicio de publicidad con cargo al Fondo de Aportaciones Estatales para la Infraestructura Social Municipal 2017, entre otras. Se menciona un daño más, éste por 36 millones 602 mil 665.33 pesos, por la falta de documentación de 14 adquisiciones y/o servicios pagados con recursos federales.

Uno más, de 275 mil 583.16 pesos, por no contar tampoco con documentación del uso de recursos federales en la compra de paquetes de mochilas y útiles escolares.

Por otro lado, en el último bimestre de 2018, el titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), Alfonso Damián Peralta, reveló que el gobierno de Velázquez Aguirre tenía pendientes de solventar unas 30 observaciones de los ejercicios fiscales de 2016 y 2017 correspondientes a obra pública y finanzas, más las que se acumulen de 2018, que se comenzarían a revisar en enero de 2019.

La información de la ASF corresponde a su última entrega de la Cuenta Pública 2017, dada a conocer el pasado 20 de febrero; las declaraciones de Damián Peralta fueron hechas el 5 de octubre de 2018; el estado actual de la situación del ex alcalde es un misterio a este respecto.

El caso es que Velázquez Aguirre tiene mucho que aclarar; por lo pronto, la tormenta de acusaciones en su contra ha cesado como por arte de magia. Sano sería que así como se difunden los manejos sospechosos se den a conocer los resultados finales, que generalmente quedan ocultos. El dinero no aparece, pero los ex gobernantes no pierden vigencia en el mundo político. nc