Comunitarias-GN, un enigma a descifrar

Escrito por  Abr 02, 2019

La espina que constituyen las policías comunitarias, se hunde en forma más profunda en el zapato del gobierno, al agruparse cuatro organizaciones que forman ya la Alianza de Comunitarias que, aseguran sus dirigentes, aglutinará a por lo menos 11 mil 700 civiles armados que tienen presencia en 762 comunidades de 39 municipios del estado.

En esta alianza participan la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (Crac-PC), el Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG), el Frente Unido para la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (Fusdeg), y la policía comunitaria de reciente creación en Marquelia, que se escindió de la Policía Ciudadana de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg).

Si bien aseguran que no es su objetivo enfrentar a la autoridad, advierten, por principio de cuentas, que no permitirán su desarme y que si lo intenta están decididos a disparar.

Bienvenida la Guardia Nacional (GN), saludan al mismo tiempo que advierten que están dispuestos a coordinarse y a cooperar más no a subordinarse, además de que, adelantan, no le permitirán que opere en territorio comunitario.

Luego entonces habrá que imaginarse qué ocurrirá el día que la Guardia Nacional intente ingresar en una de las 762 comunidades donde opera algunas de las policías comunitarias de la alianza.

Dicen de la GN: “primero vamos a ver la forma de cómo nos vamos a coordinar para arreglar los problemas de inseguridad, pero no le vamos a permitir que operen a sus anchas porque en la historia hemos tenido ya muchos ejemplos de abusos de la militarización”.

¿Qué entienden por coordinación?, ¿Qué significado le dan a la no subordinación?, ¿Qué deben ser las comunitarias las que vayan al frente en las operaciones porque ir a la retaguardia sería subordinación o sumisión?

¿Cuál es la postura del gobierno sobre las comunitarias?

El 31 de enero, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, dijo en su visita a la entidad que el gobierno federal trabaja en un plan para la desarticulación de estos grupos y en recuperar el control territorial en todo el país, así como restituir la autoridad y con ello el respeto a la ley en todo el territorio nacional.

Acusó que entre las autodefensas, policías comunitarias o ciudadanas que operan en Guerrero, hay unas que son legítimas y otras que son grupos de paramilitares o responden a los intereses de las bandas de la delincuencia organizada.

En esta tesitura, ¿habrá posibilidades de coordinación y cooperación?, ¿En qué consistirá el plan del que habla Encinas? ¿Qué pasará cuando la GN se proponga ingresar en territorios comunitarios resguardados por 11 mil 700 civiles armados dispuestos a disparar?

La moneda está en el aire. n