¿Quiénes son los malos y quiénes los buenos?

Escrito por  Abr 03, 2019

La Upoeg (Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero) fue excluida de la Alianza de Comunitarias.

No sólo quedó al margen de la integración, sino también en el centro del cuestionamiento, cargando a cuestas el desprestigio.

Forman parte de esta alianza la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (Crac-PC), el Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG), el Frente Unido para la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (Fusdeg), y la policía comunitaria de Marquelia.

La Upoeg se formó con un grupo de disidentes de la Crac-PC, organización ésta que la ha acusado de llevar a cabo acciones con miras a desprestigiarla.

El Fusdeg se creó con policías que abandonaron la Upoeg. Ambos grupos son rivales a muerte. Han sostenido varios enfrentamientos con saldos de muertos, heridos y desaparecidos.

Insistentes han sido las acusaciones del Fusdeg en el sentido de que la Upoeg obedece a intereses de la delincuencia organizada.

Apenas el 31 de marzo, Salvador Catalán Barragán, hizo referencia a la Upoeg, llamando a sus componentes “delincuentes que se organizan en organizaciones políticas o sociales y que se disfrazan de policías comunitarios, que en vez de brindar seguridad agreden, asesinan, roban y extorsionan”.

La Policía Comunitaria de Marquelia, por su parte, se formó recientemente con elementos que emigraron de la Upoeg.

Por otro lado, insistente ha sido el gobierno del estado en que algunas policías comunitarias no responden a intereses de las comunidades que dicen proteger, en clara alusión a la Upoeg.

Aunque también abundan las versiones -una de ellas es la que maneja la Cecop- de que la Upoeg está integrada por paramilitares que hace el trabajo sucio al gobierno de la entidad.

Varios son los lastres que arrastra la Upoeg, siendo el más deshonroso seguramente, aquella masacre que conmovió y horrorizó al país, trascendiendo las fronteras, perpetrada en Cacahuatepec a mediados de 2017 en la que murieron siete personas en el interior de su vivienda, entre ellas tres niños, uno de ellos de cuatro meses de edad.

La dirigencia de la organización se comprometió a entregar a los culpables a la justicia, pero posteriormente se retractó, en tanto la Fiscalía General del Estado la revistió a su vez de impunidad.

¿Significa eso que las cuatro policías comunitarias que se constituyeron en alianza para poner contra la pared al gobierno, actúan apegadas a la legalidad y representan un ejemplo a seguir?

El gobierno federal ha llegado a la conclusión de que entre las autodefensas, policías comunitarias o ciudadanas que operan en el estado, hay unas que son legítimas y otras que son grupos de paramilitares o responden a los intereses de las bandas de la delincuencia organizada.

El problema radica en que, mientras el gobierno federal teje con toda calma su plan para desarticularlas, las policías comunitarias no pierden el tiempo, organizándose y fortaleciéndose para enfrentar a los que se les opongan. n