Imprimir esta página

Evodio, ¿inocente o culpable?

Escrito por  Abr 26, 2019

Mucho de lo malo que se ha dicho del ex presidente municipal de Acapulco Evodio Velázquez Aguirre quizá no sea cierto, pero también buena parte de lo que ha respondido en su defensa el ex alcalde tal vez no sea verdad.

Lo más cercano a la realidad podría provenir de lo que refieran las autoridades encargadas de fiscalizar los recursos públicos y las responsables de castigar a quienes han hecho mal uso del erario, mas resulta que no gozan de credibilidad.

Aun el gobierno actual no pierde oportunidad de arremeter contra el de Velázquez Aguirre exhibiéndolo como irresponsable y deshonesto, pero el caso es que el joven político hace vida normal en Chilpancingo moviéndose con entera libertad hacia donde mejor le conviene.

Durante el gobierno de Velázquez ocurrió en Capama un fraude de 188 millones 604 mil pesos del ejercicio fiscal 2016, según el pliego resolutivo de la fiscalización que hizo la Auditoría Superior del Estado (ASE); los ejercicios de 2017 y 2018 están pendientes.

El fiscal general del estado, Jorge Zuriel de los Santos, informó que la Secretaría de Seguridad Pública estatal presentó denuncia penal por la desaparición de 183 armas en la Policía de Acapulco.

El ayuntamiento de Acapulco no reportó evidencia del pago de más de 103 millones de pesos al SAT, por las retenciones hechas del ISR en 2017 a trabajadores, al presentar sólo los documentos de más de 11 millones de pesos, informó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) al gobierno municipal.

El gobierno municipal de Velázquez Aguirre tiene pendientes de solventar unas 30 observaciones de los ejercicios fiscales de 2016 y 2017, más las que se acumulen de 2018, informó el auditor superior del estado, Alfonso Damián Peralta.

¿Verdad o mentira? No se sabe, y quién sabe si algún día se sabrá; lo que sí es cierto es que el ex alcalde hace vida pública con toda normalidad, sin que los responsables de fiscalizarlo hayan emitido algún veredicto.

Es una “campaña mediática de linchamiento y para sacarme de la jugada política”, pretexta el ex presidente, y asegura que en ninguna dependencia, entre ellas la FGR, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) y la Fiscalía de Guerrero, existe algún procedimiento en su contra.

Sus críticos, por otro lado, lo acusan de todo sin acudir ante quien corresponde, en tanto las instancias fiscalizadoras guardan silencio.

¿Qué es verdad y qué no lo es? No se sabe a ciencia cierta.

Lo que sí se sabe y se confirma es que los últimos trienios se ha entregado un ayuntamiento en bancarrota, saqueado, sin que ningún funcionario haya pisado la cárcel. n