Ceteg: ¿tambores de guerra?

Escrito por  May 15, 2019

Es casi seguro que los integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación Guerrero (Ceteg) se dirán traicionados por los diputados locales en cuanto se enteren del sentido de su voto ante la nueva reforma educativa y ante lo que pareció ser su excesiva prisa por dar por zanjado ese asunto en el Congreso del estado.

De hecho, es muy probable que desde anoche mismo estén convocando a la movilización, pues las decisiones de los representantes populares no son ningún secreto.

Fue como si los legisladores temieran que, en cualquier momento durante la sesión, se aparecieran frente al recinto legislativo los cetegistas –cuyo número es reducido, lo cual no les resta beligerancia, pues su agresividad lo compensa con creces– prestos a asaltar el Congreso y hacer lo que ya todo mundo sabe que son capaces de hacer cuando atisba apenas un escollo a la satisfacción de sus demandas.

Por eso su aprobación de la reforma fue fast track y sin discusión. De los 46 diputados que integran la Legislatura, 42 votaron a favor y sólo tres votaron en contra, en una cuasiunanimidad muy pocas veces vista.

Tan conscientes están los diputados de la dimensión de la reacción cetegista que la mesa directiva del Congreso convocó a sesión hasta el próximo martes, en espera de que los ánimos de los disidentes del magisterio estén algo más calmados y permitan a los representantes populares el acceso a su edificio y el desempeño de sus obligaciones.

Lo que sigue por ver es si ahora el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), el morenista Antonio Helguera Jiménez, pedirá el acompañamiento de la policía estatal para que dé seguridad al Legislativo, para que sus instalaciones no sean objeto de destrucción, como suele suceder, la última de las cuales ocurrió hace apenas dos semanas.

No se trata siquiera de que la simple aplicación de la ley parezca represión, así sea lejana, sino, más bien, de cuidar las instituciones públicas y su patrimonio, porque éste es patrimonio de todos los ciudadanos, que lo pagan con sus impuestos. n