Imprimir esta página

Jugada de varias bandas

Escrito por  May 16, 2019

Es claro que el mensaje del gobernador Héctor Astudillo Flores ayer durante el festejo oficial del Día del Maestro en Acapulco es, en términos del juego de billar, una jugada de varias bandas, es decir de propósitos múltiples y, por eso mismo, de dividendos asegurados.

El mandatario aprovechó la ocasión para insistir, tanto al gobierno federal como al magisterio, en la postura de su gobierno ante los principales problemas del sector en el estado.

Al gobierno federal le reiteró la necesidad de asignar recursos para que la nueva reforma educativa camine y llegue a buen puerto, “para que realmente sea efectiva”, pues, como todo mundo sabe, sin el dinero necesario no se llega a destino alguno.

A los docentes –entre quienes están incluidos los disidentes del sindicato magisterial– los llamó “auténticos constructores de la patria” y dijo que los avances de Guerrero también “se deben a la entrega de los maestros en las aulas”.

Es una estrategia bien calculada, sin duda: por un lado busca hacer un frente con el magisterio local para resistir los embates por venir derivados de decisiones que tomen las autoridades federales, las cuales, como ya queda muy claro, pasan en todo caso por recortes presupuestales, que el nuevo gobierno prefiere llamar ahorros que serán destinados al rescate de Pemex o a los nuevos programas sociales.

Por otro lado, al asegurar que su gobierno seguirá pagando los salarios de los docentes que no están inscritos en el Fondo de Aportaciones a la Nómina Educativa y Gasto Operativo, el Fone, se hace cargo también de demandas de la Ceteg –que quizá de esa manera atempere la intensidad de sus protestas–, respecto de lo cual mostró su nivel de compromiso: “ese es nuestro problema, lo vamos a resolver, vamos a seguir tocando puertas en la Federación. Los problemas de los maestros son los asuntos del gobernador”.

Quizá no todas las intenciones fructifiquen, eso el tiempo lo dirá. Pero lo que resulte será ganancia.