Imprimir esta página

Cuentas sin cuadrar sobre Capama

Escrito por  May 24, 2019

Las cuentas de la Auditoría Superior del Estado (ASE) respecto al fraude en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama) no cuadran.

Los hechos: el auditor superior del estado, Alfonso Damián Peralta, informó este miércoles haber inhabilitado a tres ex funcionarios de la paramunicipal por la no comprobación de 138 millones de pesos en el ejercicio fiscal 2016.

Se trata del ex director general Javier Chona Gutiérrez, el de Administración y Finanzas Guillermo Adolfo Galeana Salas y el de Operación Juan Antonio Ramírez Valle.

En la resolución relacionada con la auditoría aplicada a Capama, la ASE mencionó como responsables del faltante a los tres ya referidos, pero también incluyó a quien fungía como directora de Gestión Ciudadana, Dalia Garzón Campos.

¿Por qué Garzón Campos no figura entre los responsables del fraude, ni es parte de los inhabilitados?

La inhabilitación de los tres de cuatro es por la no comprobación de 138 millones de pesos, en tanto la resolución, dada a conocer el 21 de febrero de 2018, menciona como no comprobados 188 millones 604 mil, puesto que sólo comprobaron 5 millones 972 mil pesos de los 194 millones 577 mil 346.98 pesos faltantes.

Luego entonces, danzan ahí el baile de la alegría 50 millones 972 mil pesos; ¿quién los va a devolver? ¿Será ese el faltante que corresponde a Garzón Campos y que misteriosamente ha desaparecido de la lista de defraudadores?

Informó asimismo la ASE que el pasado lunes fueron notificados ya Javier Chona y Juan Antonio Ramírez, para que paguen 138 millones, en tanto en los próximos días se notificará a Guillermo Adolfo Galeana.

A partir de la notificación contarán con cinco días hábiles para cubrir la cantidad, y tres más para presentar a la ASE la ficha de depósito. De no hacerlo, notificará a la Secretaría de Finanzas para que abra un procedimiento de ejecución fiscal.

Es decir que hoy viernes vence el plazo para que Chona y Ramírez paguen lo que sustrajeron, y dispondrán hasta el miércoles próximo para presentar la ficha bancaria a la ASE.

Independientemente del curso que siga el asunto, hace falta definitivamente que alguien explique por qué esa disparidad de cifras de lo defraudado y el número de ex funcionarios responsables. n