Imprimir esta página

Los pasos en falso de la justicia

Escrito por  Sep 06, 2019

La voz del gobernador Héctor Astudillo Flores estaba impregnada de indignación cuando expresó: “debe pararse en seco”, al referirse a la probable liberación de 50 implicados más en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, tras haber ocurrido la de Gildardo López Astudillo, El Gil, “por indebida integración de la investigación”.

Reforzó: tienen que revisarse los motivos por los que los jueces están dejando libres a los implicados. Deberían hacerse las reformas necesarias para evitar que en juicios tan delicados emitan este tipo de resoluciones.

Mucha razón, pero no es ninguna novedad que ocurra algo parecido por ineficiencias. Puede considerarse usual el que muchos acusados de diversos delitos salgan libres por un mal trabajo de las fiscalías y de las policías.

Es un hecho que lo que le interesa a la autoridad, antes que nada, es detener presuntos culpables, sobre todo en casos espinosos y de mucha trascendencia, en un afán de asestar golpes mediáticos que la liberen de la presión pública, para luego desatender el proceso que sigue a la detención.

Posiblemente la liberación sea falla del juez por las razones que se quiera, pero también lo es de las fiscalías que se olvidan de presentar pruebas o hacen incorrectas investigaciones, como también suele suceder que la policía recurra a los montajes para presentar resultados.

Habrá que recordar el caso de la francesa Florence Cassez que, acusada de secuestro en 2013, después de seis años en la cárcel fue liberada por una decisión de la Suprema Corte de Justicia.

Los jueces explicaron que no juzgaron la culpabilidad de la mujer, sino que hubo violaciones al debido proceso.

Es decir que hubo deficiencias de la entonces Procuraduría General de la República, lo mismo que de la policía.

Entonces, sí, sano sería revisar la actuación de los jueces y las leyes, pero también sería importante no pasar por alto supervisar con meticulosidad a la policía, al Ministerio Público y a las fiscalías, que no se han caracterizado por su eficiencia precisamente. n