Capama y la caja de Pandora

Escrito por  Sep 25, 2019

El director general de la Capama, Leonel Galindo González, medio abrió la caja de Pandora, dejando al descubierto que actores políticos de primer nivel de varios partidos adeudan hasta 40 meses al organismo, suponiéndose que se refiere a consumo de agua.

No se atrevió a mencionar a los deudores por su nombre, ni específicamente en qué partidos militan, pero dejó en claro que el organismo a su cargo no se ha atrevido a proceder contra los evasores.

Fue cuidadoso el funcionario al ocultar identidades. Teme tal vez que, si los desenmascara, armarán borlote contra la administración municipal, que encabeza Adela Román Ocampo.

Acusó, eso sí, que esta situación “tiene en parte a Capama en una situación de insolvencia, más las deudas multimillonarias que nos heredaron; por ahí andan diciendo que nos dejaron recursos en las arcas; todo se lo llevaron”.

Galindo González se lamenta de la crisis económica que hunde a Capama, pero nunca dijo a la reportera de La Jornada Guerrero por qué no cobra a los morosos.

Si los responsables de la empresa paramunicipal –funcionarios, Presidencia municipal y consejo de administración– nada hacen por meter al orden a los políticos deudores, ni por que aquellos que “todo se lo llevaron” devuelvan lo robado, no es de sorprenderse que la empresa permanezca en bancarrota.

Mucho ruido mediático se ha generado incesantemente respecto a que se actuará contra los saqueadores, pero a un año de la actual administración no se han presentado denuncias penales en su contra, ni se hace lo suficiente por que el Congreso haga su chamba respecto a los defraudadores, asumiendo todos un papel de condescendencia con los delincuentes.

Todo es declaraciones, lamentaciones y asumir papeles de víctima.

Si el director general de Capama tiene miedo de citar nombres de los políticos deudores, bien puede hacerlo la alcaldesa, pero más importante que exhibirlos es obligarlos a que cubran sus adeudos.

La ingenuidad de Galindo González se trasluce cuando reclama: “En lugar de buscar nuevos cargos, los responsables del desfalco en la paramunicipal deberían de regresar lo que se llevaron”.

¿Cómo devolver lo embolsado indebidamente si nadie los obliga? ¿Cómo regresar el dinero si no hay quien les aplique la ley? ¿Cómo, si los responsables de promover su encarcelamiento sólo lloran, manotean, patalean, gritan, amenazan, pero no actúan? n