¿Tú también, Narda?

Escrito por  Oct 01, 2019

Tras el paso de la tormenta tropical Narda, las autoridades tienen ya una idea más clara de los daños causados por el temporal, lo que, como decisión inmediata, orilló al gobernador Héctor Astudillo Flores a firmar la declaratoria de emergencia para 28 municipios de la entidad, en los que, entre otros efectos, se mencionan ocho cortes carreteros, colapso de puentes, desbordamiento de ocho ríos, afectaciones en sistemas de agua potable y 796 viviendas por inundación o desprendimiento de techo, así como 230 árboles caídos, además de seis anuncios espectaculares.

En la mañana, causó alarma el anuncio de la alcaldesa Adela Román Ocampo en el sentido de que las averías producidas en las fuentes de captación de agua potable causarían desabasto durante 15 o 20 días en Acapulco; después de mediodía, dijo a los periodistas que solamente sería una semana; pero posteriormente, la Dirección de Comunicación Social del ayuntamiento hizo llegar a esta Redacción a las 19:42 horas el boletín 1934 que a la letra expone: “Luego de que autoridades de los diferentes niveles de gobierno realizaran un sobrevuelo en las plantas de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama), la alcaldesa, Adela Román Ocampo, dio a conocer que las afectaciones no fueron severas y que a partir de hoy el abastecimiento del vital líquido será 70 por ciento de agua potable en las colonias de Acapulco”.

La reparación de daños será, sin duda, la primera prueba de fuego en materia de desastres naturales para este gobierno federal.

El castigo de Narda ocurre precisamente cuando se discute el tema del presupuesto de que dispondrá Guerrero en 2020, el cual, en vez de aumentarse como normalmente sucede, se pretende reducir en más de 2 mil millones de pesos.

Golpea también cuando todavía perdura la experiencia vivida en la primera quincena de septiembre de 2013, cuándo la tormenta Manuel, potenciada por el huracán Ingrid, devastó a Guerrero, sin que todavía termine el gobierno de hacer las reparaciones de inmuebles públicos y viviendas, a lo cual se comprometió.

Más reciente aún, pervive la del sismo del 19 de septiembre de 2017, que dejó daños cuya restauración no ha concluido el gobierno federal.

Cobijados por la Cuarta Transformación, los guerrerenses esperan seguramente que los estropicios causados por Narda sea atendidos con mayor eficiencia, prontitud y responsabilidad. n