Vida o muerte

Escrito por  Oct 03, 2019

De seguro, si se pregunta a los presidentes municipales la causa por la que los cabildos que los acompañan no redactaron en seis meses reglamento alguno para aplicar la Ley de Aprovechamiento y Gestión Integral de los Residuos del estado, que hoy cobra vigencia, todos tendrán argumentos razonables y creíbles: uno podrá referirse a la situación de desastre en que recibieron los ayuntamientos, que los ha obligado a trabajar horas extras y  a concentrar su atención en impedir que se les hunda el barco; otro puede ser la drástica reducción de apoyo financiero del nuevo gobierno federal y, por ende, del gobierno estatal –obligado a extremar la administración de los recursos a su disposición–; la delincuencia sería un tercer argumento de peso, pues es un elemento capaz de paralizar las actividades lícitas, económicas o no, como lo han demostrado la extorsión y el secuestro, por mencionar sólo dos expresiones del crimen.

Pero ningún argumento, por razonable que sea, debería ser pretexto para no cumplir la disposición oficial. Y no tanto porque se trata de una ley como porque en este caso se refiere a un asunto de vida o muerte: la proliferación de plásticos en el planeta –y en la parte que Guerrero ocupa en él–, que van a dar a vertederos, a ríos, lagunas y mares, donde contaminan y matan a miles de ejemplares de muchas especies a diario durante mucho tiempo. n