Corrupción en el Poder Judicial

Escrito por  Oct 11, 2019

Si bien a nivel nacional el tema de la corrupción cimbra los cimientos del Poder Judicial de la Federación, en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Guerrero tampoco deja de ser asunto de actualidad, con la diferencia de que en la Ciudad de México la resonancia ha arrojado repercusiones que ponen en entredicho la honorabilidad de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en tanto en esta entidad ni la hoja de un árbol se mueve.

Muy sonado ha sido la renuncia del ministro de la SCJN Eduardo Medina Mora, que se atribuye a un supuesto comportamiento deshonesto, mientras en el TSJ los señalamientos de corruptelas se estrellan contra la indiferencia.

Hace ya 15 días (25 de septiembre), el pleno del Congreso local aprobó por unanimidad solicitar a los presidentes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y del Consejo de la Judicatura del Estado (CJE) informen al Congreso sobre los métodos de selección, criterios, lineamientos y bases que se siguieron para la reciente designación de 13 jueces de control y ejecución, ante la presunción de corrupción y nepotismo entrega de plazas, que fueron principalmente para hijos, esposos y sobrinos de quienes laboran en la institución.

Aires de indignación y enojo soplaron en la sala de plenos, pero los legisladores ni siquiera fijaron fecha para que los aludidos entreguen el informe y nunca revelaron siquiera si ya se les notificó; el caso es que este es el día en que no se ha vuelto a tocar el tema, ni siquiera por los diputados de Morena Nilsan Hilario Mendoza, Saida Reyes Iruegas, Mariana García Guillén, Norma Otilia Hernández Martínez y Luis Enrique Ríos Saucedo, quienes plantearon la solicitud del informe.

Se acordó como Poder Legislativo pedir información sobre el concurso profesional realizado para la adjudicación de las plazas, “ya que de acuerdo con señalamientos, el procedimiento fue inapropiado y deja de manifiesto la corrupción y nepotismo al interior de este Poder”.

Omar Jalil Flores Majul, presidente de la Comisión de Justicia, consideró necesario que el Poder Judicial brinde información al Congreso a fin de coadyuvar con la democracia y transparencia. Pero ahí quedó todo, según parece.

Antes de que se llevara a cabo la entrega de plazas, el Foro de Abogados Guerrerenses, que encabeza Perla Maldonado Ramírez, denunció irregularidades en la convocatoria; luego, con nombres, apellidos y parentesco con los ministros, mencionó a quienes serían favorecidos con los cargos y, cuando fueron otorgados, confirmó la información.

Las denuncias se las llevó el viento; ningún efecto tuvieron; el TSJ y el Consejo de la Judicatura las ignoraron olímpicamente.

Parece haber ocurrido lo mismo con los pronunciamientos de los diputados durante el pleno, por lo que el TSJ no deja de ser un coto de poder de algunos.

Entretanto, la democracia y la transparencia, aludida por Flores Majul, tienen que esperar tiempos mejores. n