Mujeres: violencia e incumplimiento

Escrito por  Nov 07, 2019

En sesión celebrada este martes 5, diputados morenistas condenaron lo que llamaron campaña de hostigamiento y agresión que desde hace varios meses, dijeron, se ha emprendido en modo anónimo contra diputadas de su bancada, y llamaron al gobierno del estado a publicar en el Diario Oficial la Ley Olimpia, a fin de hacer efectivo el delito de ciberacoso.

“Resulta preocupante que el Poder Ejecutivo no haya publicado la llamada Ley Olimpia, aprobada desde septiembre en este Congreso, lo que nos hubiera permitido tener un marco jurídico que protegiera a las mujeres ante este tipo de delitos”, expresaron en comunicado.

Hacen bien los legisladores en proteger a sus compañeras. Están en su papel.

Mas, importante resulta preguntar si entrando en vigor la referida Ley Olimpia, ¿se contaría ya con los elementos técnicos y humanos para hacerla cumplir?

El reclamo al Poder Ejecutivo por no haber publicado todavía la ley aprobada desde septiembre es, desde luego, válido e importante, pero habría que cuestionar si con la ley en marcha desaparecerían o se reducirían los ataques a las mujeres, porque ha resultado que se dictan medidas o se crean leyes para protegerlas, pero luego no se aplican porque no hay voluntad o porque no se cuenta con los recursos económicos, técnicos y humanos para hacerlo.

Mucho han reclamado grupos activistas femeninos que para nada ha servido hasta ahora la alerta de violencia de género declarada para ocho municipios en junio de 2017.

Con ello, el gobierno estatal anunció siete acciones que supuestamente frenarían los feminicidios; si se pusieron en marcha o no, se desconoce; lo que sí se sabe con certeza es que la violencia contra las mujeres ha resultado incontenible.

En 2010, con el mismo propósito de protegerlas, se tipificó el delito de feminicidio en el Código Penal en Guerrero, sin resultados visibles.

En 2007 se creó en el ámbito federal la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia –con una última reforma en 2018–, que persigue por objeto “establecer la coordinación entre la Federación, las entidades federativas, el Distrito Federal y los municipios para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, así como los principios y modalidades para garantizar su acceso a una vida libre de violencia que favorezca su desarrollo y bienestar conforme a los principios de igualdad y de no discriminación, así como para garantizar la democracia, el desarrollo integral y sustentable que fortalezca la soberanía y el régimen democrático establecidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

Bueno sería preguntar a las mujeres: ¿ha servido de algo?

En teoría la mujer está sobreprotegida por un marco legal que no deja resquicios para la falta de castigo.

El Poder Legislativo ha hecho su trabajo; han sido los responsables de aplicar las leyes los que les salen debiendo a las mujeres, que a pesar de leyes y alertas siguen siendo acosadas, maltratadas, discriminadas y, peor aun, asesinadas. n