¿Reingeniería?

Escrito por  Ene 09, 2020

Interesantes y novedosos resultan los cambios anunciados por el ayuntamiento con miras a hacer más eficiente la administración municipal.

Si, como aseguran el síndico administrativo, Javier Solorio Almazán, y el regidor Hugo Hernández Martínez, desaparecerán 265 unidades administrativas –que conllevará la eliminación de cargos de confianza, como secretarios, subsecretarios, jefes de área y directores–, liquidarán a 700 trabajadores y serán jubilados 600 más sindicalizados del ayuntamiento y 140 de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, no será tarea fácil.

Ya Solorio Almazán lo advirtió: habrá mucha resistencia e inconformidad de los sindicatos; “cuando se empiece a tocar intereses de ex presidentes municipales que dejaron ejércitos de trabajadores en el ayuntamiento, obviamente va a haber manifestaciones”.

Pero, a todo ello, ¿será realmente un trabajo de reingeniería, como dicen?

Según la Universidad Central de Venezuela, la reingeniería es la novedad metodológica que permite cambios radicales, no mejorando los procesos existentes, sino creando otros totalmente distintos; se define como la revisión fundamental y el rediseño radical de los procesos para alcanzar mejoras espectaculares.

Refuerza: la reingeniería significa una revolución en la manera de administrar; su éxito no se basa en mejorar lo existente, sino en olvidar cómo se hacían las cosas y diseñarlas de nuevo.

Implica –añade– borrar todo lo pasado y empezar de nuevo.

También explica qué no es la reingeniería.

Reingeniería no significa reducir trabajo, recursos y empleados para obtener una mejor posición financiera en el corto plazo.

Reingeniería no es únicamente restructuración o reorganización.

Entre tanto, los señores del ayuntamiento hablan de desaparecer, liquidar, jubilar y de mover sueldos; no han versado hasta ahora de desaparición de procedimientos y creación de nuevos, por ejemplo.

Nada de cambios radicales en ese sentido, como si los sistemas actuales fueran perfectos.

Solorio Almazán fundamentó que lo que se pretende con este programa es dejar un ayuntamiento saneado y evitar las malas prácticas de anteriores administraciones.

O sea, según se desprende, no es el objetivo innovar la administración municipal, crear procesos más ágiles y efectivos, convertirla en un aparato más eficaz, sino de echar fuera a los trabajadores que ingresaron los últimos presidentes municipales para cumplir compromisos políticos y favorecer a allegados y familiares.

Sea como sea, el programa suena bien porque se propone evidentemente excluir áreas, empleados y funcionarios que están demás, pero bueno sería que los responsables explicaran a fondo lo que se proponen hacer porque lo que anuncian tiene el perfil mas bien de una reestructuración, una reorganización, con alcances importantes y bien intencionadas, sí, pero no parece ajustarse a los requisitos de una reingeniería, sino más bien se acerca a una medida política. n