La enseñanza de música en escuelas es el cimiento para alumnos con talento: maestro Foto: Rodolfo Valadez Luviano

La enseñanza de música en escuelas es el cimiento para alumnos con talento: maestro

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Ene 30, 2020

El modelo educativo en el país omite enseñar esta disciplina, señala José Luís Ramírez

Ayuda a que encuentren empleos remunerados, necesarios para alejar a jóvenes de la delincuencia, dice


Tecpan, 30 de enero. Para el maestro del arpa José Luís Ramírez Guzmán, la enseñanza de la música en las escuelas es el cimiento para los alumnos con talento y para que éstos encuentren en esa actividad empleos remunerados, en tiempos en los que se necesitan fuentes de trabajo para alejar a los jóvenes de la delincuencia organizada, por lo que es necesario que se imparta de nueva cuenta en las escuelas.

El modelo educativo que existe actualmente en el país omitió la enseñanza de la música en las escuelas, principalmente en las secundarias, y las autoridades no se ponen a pensar que eso frena una actividad económica, pues cuando se imparte, se despierta el interés de los jóvenes con talento, quienes a su vez, posteriormente, buscan por su cuenta continuar por ese camino hasta lograr como solistas o como parte de un grupo musical depender económicamente de un sueldo.

“Ese estudiante que en la secundaria aprendió a tocar la guitarra, mañana podría ser un gran músico y obtener buenas ganancias, pero sobre todo, sería un miembro menos del crimen organizado, al que actualmente va a parar muchos adolescentes ante la falta de fuentes de trabajo en sus pueblos”, puntualizó el músico internacional.

José Luis Ramírez es un reconocido artista originario de Veracruz pero avecindado desde hace más de 70 años en la comunidad de Nuxco, en Tecpan. Su talento para la ejecución del arpa, lo han llevado a tocar en hoteles, bares y restaurantes de varios países, como Colombia, Venezuela, Guatemala, Honduras, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Canadá, Estados Unidos, Holanda, Francia, Inglaterra, España y Alemania, donde ha destacado por su habilidad para interpretar melodías clásicas para ese instrumento municipal.

Su carrera, según contó en entrevista, comenzó en Acapulco cuando tenía 15 años. Con el conocimiento básico de la jarana, pero con el entusiasmo para destacar dentro del medio musical en el puerto, buscó la manera de aprender la ejecución de otros instrumentos hasta que topó con el arpa cuando formó parte de un grupo jarocho, “y fue tanto mi interés que he llegado a conocerla, literalmente, con los ojos cerrados”, puntualizó.  Narró que cuando dominó el instrumento, se dio cuenta que se trataba de una herramienta única, ya que pocos, por no decir nadie, la tocaba, apuntó, y eso le abrió las puertas de varios centros nocturnos a mitad de la década de los años 60, en los que tuvo la oportunidad de alternar con músicos de la talla de Macario Luviano.