Son líricos 80 por ciento de los músicos en Tierra Caliente, asevera maestro de música Foto: Jesús Pintor

Son líricos 80 por ciento de los músicos en Tierra Caliente, asevera maestro de música

Escrito por  Jesús Pintor Sep 21, 2018

La región calentana se ha estancado musicalmente, señala Zacarías Armijo Silverio

Las nuevas generaciones aprenden a tocar una pieza y detienen su enseñanza por ganar dinero, dice


Tlapehuala, 20 de septiembre. El 80 por ciento de los músicos de la Tierra Caliente son líricos, de allí que la música calentana haya entrado en una fase de impasse, calificó el saxofonista oriundo de San Juan Mina, municipio de Tlapehuala, pero radicado en Acapulco, Zacarías Armijo Silverio.

El músico calentano, que domina muchos instrumentos musicales: el saxofón, la flauta y el piano, entre otros más, y actualmente es maestro de música en la Casa de la Cultura de Tlapehuala, explicó que el mal que se ha dado en las nuevas generaciones, es que aprenden a tocar una pieza musical y detienen su aprendizaje pues empiezan a ganar dinero, “se vician esos muchachos”.

Con 56 años como saxofonista, Armijo Silverio, ahora de 74 años de edad, piensa que para ser músico, se debe tener la vocación para enseguida prepararse profesionalmente, y es que nadie nace siendo músico, es una cuestión de profesionalización, apuntó.

Él lo sabe perfectamente pues empezó a tocar el saxofón a los 16 años de edad, debe ser un intenso trabajo diario, en el que se hacen varios sacrificios y obtener algo, poco o a veces nada, pero el músico debe saber aprender a enfrentar las diversas circunstancias. Armijo Valerio aprendió el saxofón del maestro Emilio Galán, director de la orquesta Rio Rosa, y perteneció más tarde a la orquesta de Leo.

–¿Qué se necesita para ser músico?

–Se requiere vocación, y después estudiar mucho para sobresalir.

El músico explicó que trabajó en casi todos los hoteles de Acapulco, amenizando eventos, ahora es maestro de música, y al referirse a la juventud, aseguró que tienen un gran problema que tiene que ver con el dinero, pues luego de aprender a tocar una pieza musical, les empiezan a pagar y se olvidan de la preparación.

Conformarse con lo que han aprendido, les afecta significativamente con el paso del tiempo, pues arrastran una serie de limitaciones que ocasiona que no salgan de la medianía, y en esos tonos es que la Tierra Caliente detiene su desarrollo, pese a que hay talento y potencialmente un crecimiento a niveles hasta internacionales.

Los líricos son el 80 por ciento de los músicos de Tierra Caliente, mientras que el 20 por ciento apenas, buscan aprender más y profesionalizarse; y es engañosa la situación pues los líricos empiezan a cobrar dinero, inclusive a veces demasiado pronto, eso desalienta a los que se preparan “hay que decirlo”, pero los líricos al paso del tiempo se dan cuenta que no pasarán de la medianía.

En Tlapehuela hay músicos talentosos: trompetistas, saxofonistas, violinistas, bateristas, “de todo hay, pero desgraciadamente no les interesa prepararse más, una cosa es ser lírico y otra, ser profesional de la música. El profesional debe de prepararse constantemente”.

Lo que le pediría al gobierno es sencillo, como imparte clases en la casa de la Cultura, “ya pedimos un teclado pero no ha llegado, necesitamos un teclado, doy clases y es necesario, eso le pediría, para que los niños aprendan a tocar en la práctica”.Y finalizó diciendo Zacarías Armijo, que hay una serie de dificultades que se padecen para ser músicos, y eso tiene que ver con los gastos, “mi saxofón Yamaha, por ejemplo, me costó 28 mil pesos, aunque el original Selmer de hechura francesa, supera los 100 mil pesos, no todos se animan también por eso”.