Guerrero se viste de fiesta con el Paseo del Pendón 2019 y el Porrazo del Tigre Foto: José Hernández

Guerrero se viste de fiesta con el Paseo del Pendón 2019 y el Porrazo del Tigre

Escrito por  Javier Soriano Guerrero Dic 23, 2019

Chilpancingo, 22 de diciembre. Ayer se llevó a cabo el tradicional Paseo del Pendón 2019, que en su edición 194 reúne a casi 200 grupos de danzantes de nuestro estado, el cual llenó de alegría, color y tradición las calles de Chilpancingo, con lo que marcó el inicio de la Feria de San Mateo, Navidad y Año Nuevo, una de las festividades más importantes del país después de la Guelaguetza, logrando un aforo de unas 200 mil personas que desfilaron y bailaron al son de las danzas.

El desfile fue encabezado por el gobernador Héctor Astudillo Flores y su esposa Mercedes Calvo de Astudillo, así como el secretario de Cultura, Mauricio Leyva Castrejón, e invitados especiales, y partió del barrio de San Mateo dejando a su paso un ambiente festivo, acompañado por la música de viento y las danzas características de las siete regiones del estado.

Con algarabía y júbilo unas 200 danzas recorrieron las principales calles de Chilpancingo, como las avenidas Juárez, Ignacio Ramírez, Miguel Alemán, 5 de Mayo, Belisario Domínguez, Altamirano y Heroínas del Sur.

En este recorrido participaron danzas como Los Chinelos, Los Diablos, Los Moros y la Danza de los Tlacololeros, la más representativa de la región Centro, así como de diversos municipios del estado.

A nombre del gobernador Héctor Astudillo Flores, el secretario de Cultura, Mauricio Leyva Castrejón, recibió el Pendón del Gobierno del Estado en la Plaza de Toros, al término del Paseo del Pendón previo al Porrazo del Tigre, que se realizó en la Plaza de Toros Belisario Arteaga de la Feria de Navidad y Año Nuevo de la capital del estado, reuniendo a distintos grupos de danzantes que representan a los barrios.

La flauta y el tamboril de cada grupo toman su lugar; los “tigres” se ocultan entre los suyos; son hombres, la mayoría jóvenes, preparados para luchar en estos eventos, quienes llevan la cara cubierta por una máscara que imita la cabeza de un feroz tigre; su ropa, hecha de manta, es de color amarillo con pequeñas manchas negras, ajustada al cuerpo, que imita también la piel de estos felinos.

La pelea o porrazo del tigre es una tradición muy popular, que se desconoce cuándo inició. Representa las luchas que enfrentaban entre sí los grupos que habitaban la región Centro del estado, en su afán permanente por la posesión de la tierra, cuya ambición de dominio no les permitía vivir en paz.

El Porrazo del Tigre, en la actualidad, se realiza entre poblaciones vecinas y barrios que forman algunas ciudades o localidades del centro del estado y se puede interpretar como una verdadera representación del espíritu combativo de la gente suriana.

En la plaza principal de Tixtla, los días 2 y 3 de mayo se puede apreciar esa pelea a manera de lucha libre; asimismo, es una tradición común, en la plaza de toros, de la feria decembrina de la ciudad de Chilpancingo, que se inició hace muchas décadas en el barrio de San Mateo.